Una ‘vuelta al cole’ sin ayudas y con libros deficientes

30 de septiembre de 2014 | PERIÓDICO DIAGONAL | Aterrizaje caótico de la LOMCE en los libros de texto

Siete reformas en democracia no han sido capaces de satisfacer las necesidades de la educación española. La Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce), más conocida como ‘Ley Wert’, ha entrado en vigor en septiembre. Se trata de una reforma que ha convertido la última “vuelta al cole” en un momento más duro de lo que ya lo es habitualmente. La desaparición de las becas para libros de texto en prácticamente todas las comunidades autónomas ha sido el primer golpe que han acusado los hogares y uno de los que más protestas ha generado. En Madrid, las becas directas para libros se han sustituido por un sistema de dotaciones económicas que se entregan directamente a los centros, pero éstas son muy inferiores. Ángel Álvarez, profesor de 5º de Primaria, se une a las críticas contra la nueva ley del ministro y desde su centro, el colegio bilingüe Rosa Chacel, en Collado Villalba, denuncia que “el dinero global que la Comunidad destina a la ayuda para libros ahora es mucho menor”. Álvarez no puede más que lamentar esta situación, y más cuando a estas alturas, con el curso empezado, no han llegado más que el 40% de las subvenciones que debería haber recibido el colegio.

Los hogares no sólo se ven abocados a tener que apretarse aún más el cinturón tras perder las becas si quieren hacerse con los libros, sino que, además, la Ley Wert consiguió que se modificaran los contenidos de más de 180 asignaturas. Aunque para este curso 2014-2015 son sólo tres los cursos en los que se implanta la ley –1º, 3º y 5º de Primaria–, Educación ha conseguido aumentar todavía más los costes que deberán afrontar los padres. Y, paradójicamente, a pesar de que la nueva reforma beneficiaría, según el Ministerio, a los propios alumnos y a las familias, la Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnos (FAPA) Giner de los Ríos siente que esta ley se ha redactado sin tener en cuenta la opinión de ninguno de ellos.

Si se hiciera caso a la nueva regulación, todos los libros de estos tres cursos –y de los cursos iniciales de la Formación Profesional, donde también se implanta la Lomce durante el curso 2014-2015– deberían ser nuevos. Aun así, Álvarez asegura que “en Madrid están permitiendo usar libros de cursos anteriores” en determinadas asignaturas, como Lengua o Matemáticas, donde el contenido es prácticamente igual al de anteriores ediciones. Como también asegura la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos (CEAPA), “otras comunidades autónomas, algunas incluso del mismo partido que el Gobierno [el Partido Popular], han recomendado a los centros no cambiar los libros de texto y reutilizar los del curso anterior”.

La Ley Wert ha supuesto que se modifiquen los contenidos de más de 180 asignaturas

En este contexto, Paula, madre de dos pequeños de cuatro y siete años, lamenta que estén cambiando “cada dos o tres años” los libros, ya que a sus hijos no les será posible compartir material escolar. “Cada año en libros de texto te puedes gastar más de 200 euros, sin contar con los cuadernos, lapiceros, estuches, etc.”, critica. Y no todas las familias pueden permitírselo. “En Historia, por ejemplo, podría entender que se cambiaran los libros cada diez años, porque van cambiando las cosas, pero no tiene sentido cambiar los libros de un año para otro, no es necesario”, lamenta. Por ello la CEAPA ha mostrado su “más profundo rechazo” a la compra de nuevo material, una medida que califica de “innecesaria, injustificada e inmoral”, ya que existen “toneladas de libros utilizables en los centros” y la situación de muchas familias no les permite afrontar un gasto que puede “parecer pequeño pero que supone un importante esfuerzo”. Asimismo, consideran que es una reforma que sólo beneficia a las empresas editoriales.

Otro de los problemas de la modificación del contenido de los libros de texto es el tiempo: las editoriales han tenido que sacar el material en tiempo récord y no en pocos lugares no han llegado a tiempo. Los libros de los hijos de Olga, funcionaria residente en Madrid, no llegaron a tiempo, a pesar de haberlos encargado en junio. “Las editoriales han hecho pocos libros porque no se sabe qué va a pasar con esta ley en el futuro, y no quieren que sobren libros”. Álvarez, por su parte, asegura que en su centro se han encontrado con el material “recién sacado” en septiembre, cuando en general pueden hacerse con el material desde junio y que incluso en una de las nuevas asignaturas, Valores Éticos, los libros no han llegado a la escuela.

Comunidades del PP han recomendado a los centros no cambiar los libros y reutilizar los del curso pasado

Sin embargo, según Ángel Álvarez, de CC OO, “los contenidos, en general, prácticamente no varían nada y, además, han tenido despistes muy gordos en la elaboración del modelo”. “En el área de Sociales, en el nuevo currículo sostienen que 1898 fue el año en que España perdió las colonias americanas. Ese año sólo se perdió Cuba, el resto se habían perdido antes, desde 1810”, comenta el profesor, que cree que lo peor de la Lomce es “la sensación de chapucería que ha presidido la redacción en cuanto a aspectos pedagógicos”. Además, “la programación didáctica” ha sido desastrosa. “Lo primero que debe estar en el desarrollo curricular son los objetivos. No se puede trabajar sin objetivos, pero esta ley no los tiene, se centra directamente en los contenidos”, añade. La sensación de haber hecho una “chapuza” también la tienen desde Marea Verde Aragón, quienes han denunciado “la incompetencia de la Consejería en la elaboración del nuevo currículo (…), que es un mero ‘corta y pega’ de documentos de otras comunidades”. Además del plagio, el colectivo educativo aragonés ha denunciado la “desigual concreción de contenidos” en el currículo y falta de coordinación entre los responsables.

Las ayudas a comedor también se recortan

Las becas de comedor han sufrido el mismo recorte que las ayudas para libros, con la eliminación del sistema de dotación de ayudas directas. En un contexto en el que lamentablemente “muchos niños sólo hacen una comida completa en el colegio” pierden, con esta nueva ley, ese derecho. Según denuncia el maestro de Primaria Ángel Álvarez, este recorte es muy perjudicial en especial en “zonas deprimidas socialmente”. “Nosotros teníamos unos 80 niños entre Infantil y Primaria en el comedor. Este año, sólo nos hemos quedado con 20”, lamenta este profesor.

Privilegios a la propaganda religiosa

Este año nace la asignatura de Valores Éticos, un batiburrillo de Religión, Educación para la Ciudadanía, Ética o Alternativa a la Religión; y se desdobla en Ciencias Sociales y Ciencias Naturales lo que hasta ahora era Conocimiento del Medio. Mientras padres y madres se rascan el bolsillo, otras asignaturas se convierten en objeto de ayudas autonómicas. El Govern, por ejemplo, ha decidido poner en marcha una subvención de hasta 900.000 euros para material que fomente la “cultura religiosa”, eso sí, en instituciones y organizaciones de carácter religioso.

Leer artículo original aquí…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s