Sarkozy está siendo investigado por seis delitos en seis casos diferentes

1 de julio de 2014 | LAINFORMACION.COM | TEINTERESA.ES | Corrupción

La Policía judicial francesa ha llamado a declarar al expresidente Nicolas Sarkozy y la escena política gala se ha visto seriamente agitada. No es la primera vez que el exmandatario se ve involucrado en una polémica de este calibre, aunque sí es la primera que llena los titulares de le prensa por haber sido privado temporalmente de su libertad para declarar acerca de uno de los casos que se investigan en torno a su persona: el supuesto tráfico de influencias en el caso de las escuchas telefónicas entre él y su abogado, vinculadas a su vez con la financiación ilegal de su partido durante la campaña de 2007.

No obstante, existen otros casos detrás de esta última investigación donde Sarkozy se ha visto seriamente salpicado, algo que podría poner en peligro su opción de presentarse a las próximas elecciones de 2017. La investigación de seis de ellos todavía están en marcha, mientras el ‘caso Bettencourt’ ya ha sido sobreseído.

El ‘caso Tapie’

En julio de 2009, una comisión acordó 403 millones de euros al empresario Bernard Tapie para arreglar un antiguo litigio con Crédit Lyonnais por la venta de Adidas. La Justicia investiga la relación con Tapie, su abogado y los miembros de la comisión, así como la implicación del Ejecutivo, que supuestamente movió ficha para favorecer al empresario.

Ese arbitraje por su litigio con el banco Crédit Lyonnais estaba relacionado con la venta a principios de los años 1990 de la firma de ropa deportiva Adidas, propiedad de Tapie, y obligó al estado francés a indemnizar al empresario con más de 400 millones de euros.

Desde finales de mayo de 2013, tres personas fueron sido inculpadas por “estafa en banda organizada” en esta causa. Por su parte Christine Lagarde, que en aquella época era ministra de Economía del gobierno del presidente Nicolas Sarkozy fue declarada “testigo asistido”, un estatuto intermedio entre el de testigo y el de imputado.

El ‘caso Karachi’

El exprimer ministro Edouard Balladur y su ministro de Defensa, François Léotard, están siendo investigados por haber puesto en marcha un circuito de retrocomisiones sobre la venta de armas en Arabia Saudí y Pakistán, habiendo contribuido a la financiación ilícita de la campaña presidencial de Balladur en 1995. Entonces, Nicolas Sarkozy era ministro de presupuesto y portavoz de su campaña. Los jueces recomendaron en febrero de 2014 su presentación como testigo asistido.

Gadafi, detrás de la financiación de la campaña de Sarkozy de 2007

Desde la revelación publicada en la prensa, después de las declaraciones del hijo de Gadafi y del empresario franco-libanés Ziad Takieddine, la Justicia investiga un supuesto plan de financiación de la campaña presidencial de Sarkozy en 2007 por el régimen libio.

Procedente de los archivos de los servicios secretos y sacado a la luz por exaltos cargos del régimen libio actualmente en la clandestinidad, el documento recoge la luz verde que dio el Gobierno de Gadafi para financiar con 50 millones de euros la campaña de Sarkozy, según Mediapart.

El documento data del 10 de diciembre de 2006 y en el mismo el responsable de los servicios secretos libios del momento, Moussa Koussa, autoriza al director del gabinete de Gadafi, Bachir Saleh, a efectuar el pago.

Las escuchas telefónicas

Otro de los casos que arroja su sombra sobre el expresidente de la República son las escuchas de Nicolas Sarkozy y de su abogado, Thierry Herzog, en el marco de la investigación por el supuesto caso de financiación oculta del régimen libio, que muestran las estrechas relaciones entre el expresidente y altos funcionarios de la Justicia y de la Policía. Sarkozy está siendo investigado por tráfico de influencias.

Los sondeos del Elíseo

La presidencia de la República, mientras estaba dirigida por Sarkozy,habría cedido contratos públicos para realizar una serie de estudios y sondeos a diferentes consejeros del Elíseo, sin haber publicitado la licitación. En este momento, Sarkozy era el presidente de la República, y está siendo investigado por favoritismo.

El ‘caso Bygmalion’

En este caso, el expresidente Sarkozy está involucrado en una investigación abierta el pasado mes de marzo por falsedad documental, malversación de fondos y abuso de confianza. La empresa de comunicación Bygmalion, encargada de organizar la campaña presidencial de Sarkozy de 2012, al parecer, habría recibido cantidades millonarias además de numerosos contratos por parte de la UMP.

La empresa Bygmalion fue fundada por Jean-François Copé, líder de la UMP que dimitió el pasado 15 de junio precisamente por este caso. El director de campaña, Jérôme Lavrilleux, reconoció que durante la etapa previa a las elecciones se habían cometido ciertas infracciones para evitar alcanzar el límite del gasto autorizado para los actos de campaña.

El ‘caso Bettencourt’ (sobreseído)

Por intermediación del que era el hombre de confianza de Liliane Bettencourt, principal accionista de L’Oréal y de Eric Woerth, tesorero de la Unión por el Movimiento Popular y ministro de Presupuestos, Sarkozy está siendo investigado por haberse beneficiado supuetamente de la debilidad de la heredera de L’Oréal y de haber recibido sumas ilíticas para su campaña de 2007. Este caso fue sobreseído.

¿Quién es quién en el caso de las escuchas?

Nicolas Sarkozy, expresidente y parte de las escuchas

Desde abril de 2013, la Justicia investiga al expresidente sobre una posible financiación ilegal del régimen libio de su campaña presidencial de 2007. En este contexto es donde se ordenó la puesta en marcha de las grabaciones y posterior escucha de sus dos líneas telefónicas, una línea oficial y una serie de líneas disponibles bajo su nombre ficticio Pablo Bismuto.

Los resúmenes de las escuchas, que fueron transmitidos a Christiane Taubira, la ministra de Justicia, y publicados por ‘Le Monde’, plantean una serie de problemas para el expresidente. Por un lado, el contacto de su abogado, Thierry Herzog, con el magistrado Gilbert Azibert pudo haber favorecido su causa en la decisión del Tribunal Supremo sobre el ‘caso Bettencourt’.

Por otro lado, existe la posibilidad de que pudiera estar al corriente de haber sido objeto de las escuchas. El abogado general Philippe Lagauche sugiere que la filtración llegó del presidente del Colegio de Abogados de París. En las grabaciones se puede escuchar a Sarkozy discutiendo su estrategia electoral, una remodelación de su gabinete y su imagen pública poco antes de las elecciones presidenciales de 2012, que finalmente perdió. No hay nada importante sobre el objeto inicial de las escuchas: el ‘caso Gadafi’.

Pese a que el extracto publicado es más intrigante que incriminatorio, los expertos han indicado que si se hiciesen públicos más fragmentos, ya que se estima que se dispone de horas de grabación, Sarkozy podría ver reducidas sus oportunidades para volver a optar a la carrera presidencial en 2017.

Thierry Herzog, abogado del expresidente y la otra parte de las escuchas

Desde enero de 2006, Thierry Herzog es el abogado del expresidente. Está siendo investigado por tráfico de influencia y violación del secreto de instrucción, en relación a la cuestión de Nicolas Sarkozy en el ‘caso Bettencourt’. Sus conversaciones con el expresidente fueron grabadas y escuchadas, al menos, entre el 28 de enero y el 11 de febrero.

Según la carta del abogado general Philippe Lagauche, Herzog había barajado con su cliente numerosas intervenciones reales y ficticias de Gilbert Azibert en la decisión que debía tomar el Tribunal Supremo el 11 de marzo en el ‘caso Bettencourt’. Esto se confirmó por las escuchas publicadas.

Estas pruebas podrían presentarse en su contra, a pesar de laprotección de que gozan los abogados en nombre del secreto profesional. Pero el hecho de que el abogado haya utilizado una línea telefónica bajo un hnombre falso sugiere su participación en hechos constitutivos de delito. Éste fue detenido el 30 de junio y llamado a declarar ante la Oficina Central  de Lucha contra la Corrupción e Infracciones Financieras y Fiscales de la Policía Judicial.

Gilbert Azibert, magistrado del Supremo que ayudó a inclinar la balanza en el ‘caso Bettencourt’ en favor del expresidente

Primer abogado general del Tribunal Supremo, es un alto magistrado y secretario general del Ministerio de Justicia desde el verano de 2008. También está siendo investigado desde marzo: los jueces le ven como supuesto aliado que ayudó a Nicolas Sarkozy y a Thierry Herzog de cara a la audiencia del 11 de marzo en la que se debían demostrar o no la validez de los diarios del expresidente en el ‘caso Bettencourt’.

Azibert no estaba directamente implicado en este caso, pero una carta de la procuradora nacional financiera, Eliane Houlette, detalla los cargos que fueron presentados contra él. Azibert había comunicado a Sarkozy y a su abogado documentos internos del Tribunal Supremo, en concreto el informe del consejero y del abogado general, antes de la audiencia. Al parecer, también habría encontrado a varios asesores en el Supremo para pronunciarse en este caso.

A cambio de sus favores, Azibert habría hecho parte a Herzog de su deseo de ser nombrado en el Consejo de Estado de Mónaco. Nicolas Sarkozy le seguró que le ayudaría en este empeño, en retribución de la ayuda prestada. También fue detenido el 30 de junio.

Patrick Sassoust, también magistrado del Supremo, pudo participar en el tráfico de influencias

Patrick Sassoust también es abogado general del Tribunal Supremo. Es el tercero en haber sido detenido, también el 30 de junio junto al resto de magistrados, lo que sugiere que podría haber participado en el supuesto tráfico de influencias y la violación de la confidencialidad de la declaración. ¿Significa esto que él fue capaz de informar a Nicolas Sarkozy, a través de Gilbert Azibert y Thierry Herzog, la instrucción relativa?

CORRUPCIÓN | Leer artículos originales aquí, aquí y aquí.

Anuncios

Blanqueo de dinero en la familia Borbón

9 de julio de 2013 | PERIÓDICO DIAGONAL | Implicación en redes internacionales de lavado de dinero

Tres familiares del rey Juan Carlos I han sido imputadas en el caso de corrupción vinculado a la mafia china encabezado por Gao Ping Xiang. María Margarita de Borbón, su hermana María Inmaculada y la hija de ésta, María Ilia García, han sido imputadas por el juez Fernando Andreu por blanqueo de capitales y delitos contra la Hacienda pública en relación con la “trama hebrea”, investigada de forma separada al conocido caso Emperador. La trama hebrea es el nombre de una supuesta red de blanqueo de dinero a través de varios empresarios, muchos de ellos asentados en España e Israel, algunos relacionados con el negocio de la joyería. Esta red, encargada de transferir capital desde paraísos fiscales al entramado de la mafia china, estaba dirigida por la empresaria israelí Malka Mamman Levy, a quien la Fiscalía Antico­rrupción considera el eje central de una “organización criminal especializada en blanqueo de capitales”.

En unas conversaciones telefónicas intervenidas durante la investigación aparecieron por primera vez los nombres de las tres familiares del rey, vinculadas directamente con la trama hebrea a través de María Ilia, hija de María Inmaculada. La prima del rey tuvo que declarar en la Audiencia Nacional y reconoció haber recibido una primera entrega en su domicilio de La Moraleja, en Madrid, de 20.000 euros, directamente de Levy, tras haberle comunicado por teléfono que tenía que hacerle una entrega “de parte de don Quijote”. En su declaración afirmó que creía que provenían de una cuenta que su madre tenía en un banco suizo en el que guardaba una supuesta herencia de un millón de euros de su familia polaca.

Gracias a las escuchas telefónicas, se descubrió que hubo una segunda entrega a María Ilia en febrero de 2012, aunque de ésta no se conoce la cantidad. También su tía, María Margarita, recibió dos visitas de la empresaria israelí para hacerle una “entrega de claveles”. Los claveles fueron dos entregas, una de cien mil y otra de 30.000 euros. El juez sólo ha podido tomar declaración a María Ilia, ya que las otras dos mujeres alegan problemas de salud que les impiden trasladarse a la Audiencia Nacional. Sin embargo, María Ilia ha declarado que su madre se acogió a la amnistía fiscal impulsada por el Gobierno del PP para regularizar los fondos de que disponía en un banco de Suiza, pagando a Hacienda 14.000 euros en concepto de impuestos.

La prima del rey está acusada, junto a otros empresarios vinculados al caso Emperador y su trama hebrea, de transacción de capital procedente de paraísos fiscales –Suiza, en el caso de María Ilia– a cambio de dinero en metálico.

Las fincas de la infanta

El caso de las primas Borbón no es el único que salpica a la familia del rey. La infanta Cristina, imputada por el caso Nóos hasta que la Audiencia de Palma suspendió la imputación, es ahora “víctima” de un error de la Agencia Tributaria, que le había atribuido la venta de 13 fincas. La noticia de que había realizado 13 operaciones inmobiliarias por valor de casi un millón y medio de euros se ha desmentido desde Hacienda alegando una confusión en los números del DNI de la infanta, con la consecuente mala imagen que supone para el organismo. Pocos se han creído la explicación, debido a la dificultad que implica traspapelar no sólo su número de DNI –00000014Z–, sino también su nombre, Cristina Federica Victoria Antonia de la Santísima Trinidad de Borbón y Grecia.

MONARQUÍA | Leer artículo original aquí…