Sólo 44 de las 503 personas más poderosas de EEUU pertenecen a minorías

 

MINORITY REPORT | Estados Unidos

Según la primera acepción que recoge la Real Academia de la Lengua Española, una minoría es la «parte menor de las personas que componen una nación, ciudad o cuerpo». En la mayor parte de los casos, esa ‘parte menor’ suele hacer referencia a minorías de Continúa leyendo Sólo 44 de las 503 personas más poderosas de EEUU pertenecen a minorías

Anuncios

EEUU ejecuta a tres reos en 24 horas, las primeras desde la polémica de Oklahoma

19 de junio de 2014 | LAINFORMACION.COM | Pena de muerte

Tres ejecuciones en tres estados diferentes en sólo 24 horas. La polémica ejecución de Clayton Lockett el pasado mes de abril provocó que desde entonces, hubiera una relativa calma en las prisiones de todo el país, que desde entonces no habían llevado a cabo ninguna condena a muerte. Ahora, se ha vuelto a abrir la veda y después de que Georgia ejecutara al primer reo desde Lockett, otros dos lo han seguido.

El tercero ha sido ejecutado en el estado de Florida, y aunque el proceso estaba programado para las 18:00 (00:00 hora peninsular), finalmente se retrasó una hora y media. Tras haber recibido luz verde desde el Tribunal Supremo, la penitenciaría de Florida se convirtió en la tumba de John Henry, de 63 años, condenado por asesinar a sus dos esposas y al hijo de su segunda mujer, de sólo cinco años. Ha sido el 23º ejecutado en lo que va de año.

Las autoridades del estado de Georgia, en el sureste de Estados Unidos, han llevado a cabo la primera ejecución en el país desde la polémica aplicación de la pena de muerte a un preso de Oklahoma a finales de abril, que acabó falleciendo por parada cardíaca. Por su parte, Misuri también fue escenario de su primera ejecución desde entonces, una hora más tarde. Ambas se llevaron a cabo poco después de que el Tribunal Supremo rechazara las peticiones de indulto de sus defensas.

El condenado que fue ejecutado en Georgia era Marcus Wellons, de 59 años, que falleció poco antes de la medianoche del martes en un centro penitenciario de la localidad de Jackson, al administrársele una inyección letal fabricada con un solo medicamento, según informó el diario local ‘Atlanta Journal-Constitution’.

Su ejecución es la primera en todo el país desde el 29 de abril, cuando la inyección letal que se le administró al preso Clayton Lockett en Oklahomase alargó durante 40 minutos, lo que prolongó el sufrimiento del reo, que acabó muriendo de un ataque cardíaco.

El condenado de Misuri era John Winfield, de 46 años, al que se le ha puesto una inyección letal a las 00.01 del miércoles (hora local). Nueve minutos después se ha certificado su muerte, de acuerdo con el comunicado difundido por el Departamento de Seguridad Pública de Misuri y recogido por CNN. A Winfield, de 46 años, también se le administró una inyección letal de un solo fármaco.

Winfield fue condenado por matar a dos mujeres y dejar ciega a una tercera en un tiroteo en 1996. Los abogados del reo fracasaron en su intento de paralizar la ejecución con un recurso ante el Tribunal Supremo. Tampoco el Supremo aceptó la petición de indulto para Wellons, condenado a muerte por violar y asesinar en 1989 a una niña de 15 años.

tres

Dos ejecutados en pocos minutos, en dos estados diferentes

Wellons fue el primer ejecutado en el país desde el polémico caso de Lockett, pero también el primero en Georgia tras la aprobación de una ley estatal que protege la identidad de la fuente de la que procede el fármaco para la inyección letal. Tanto Georgia como Misuri han optado por aprobar leyes que les permiten mantener en secreto la composición de la droga que emplean para la inyección letal.

Los abogados de ambos presentaron sus recursos argumentando que necesitaban más información sobre los componentes de la droga utilizada en la inyección letal para determinar si podían causar una muerte indigna a su cliente. Tras los problemas surgidos en la muerte de Lockett, que provocó una gran polémica nacional y reabrió el debate sobre la pena de muerte, el presidente Barack Obama ordenó al secretario de Justicia, Eric Holder, un “análisis” de los métodos con los que se aplica esa sentencia.

Hasta 2010, la mayor parte de los estados han utilizado para elaborar la inyección letal una mezcla de tres fármacos: un anestésico, un agente paralizante y cloruro de potasio, que es el componente que finalmente provoca que se detenga el corazón y cause la muerte.

Sin embargo, muchos estados han adoptado nuevos métodos, como por ejemplo, optar por un único medicamento. Entre estos se encuentran diferentes dosis letales de sedantes como el penobarbital, un barbitúrico que se utiliza en algunos países para realizar eutanasias; o dosis mortales de anestésicos, como el propofol; aunque también se ha recurrido a combinar dos fármacos diferentes, principalmente con el midazolam, una benzodiacepina utilizada como ansiolítico.

Durante los últimos años los diferentes estados han estado utilizando combinaciones diferentes para obtener sus inyecciones letales, aunque muchos todavía no las han utilizado. Es complicado acceder a las farmacéuticas a las que compran los componentes e incluso conocer las cantidades de compuestos que llevan las inyecciones letales, ya que son diferentes en cada estado.

Estados Unidos es uno de los países que todavía mantiene la pena de muerte en su legislación. En total, 32 de los 50 estados la permiten, aunque algunos no la ejecutan desde hace muchos años. En el país existen cinco métodos: en todos se ejecuta a través de la inyección letal, pero en algunos ofrecen alternativas para que escoja el reo. Las cuatro alternativas son la electrocución, vigente en ocho estados; el gas letal, en tres; el ahorcamiento, en tres; y el fusilamiento, en otros tres.

En lo que va de año han ejecutado a 23 personas, y otras 18 esperan serlo

Durante 2014, hasta Clayton Lockett, Estados Unidos ya había ejecutado a 19 personas. Lockett se convirtió en la víctima número 20 de un cruel sistema que, aunque paulatinamente se ha ido abandonando en muchos países del mundo, sigue vigente en un país que, no obstante ,alza la voz en su contra. Con las muertes de Winfield y Wellons, ya son 22 las personas que han perdido la vida condenadas a penas de muerte en lo que va de año.

Y esa cifra seguirá aumentando, porque en el corredor de la muerte todavía siguen decenas, cientos de personas, esperando a que llegue el día en que su vida llegará al fin. Sólo para lo que queda de año, otras 18 serán ejecutadas; 18 almas que llevan años viendo cómo se acerca su último día. El tiempo que se pasan los presos esperando, agónicamente, a que llegue el día en que algún juez ha decidido eliminarles debe de ser insoportable, peor si se tiene en cuenta que puede llegar a los 15,8 años.

Según el último informe estadístico sobre pena capital, publicado este jueves por el Centro de Información sobre Pena de Muerte (CIPM) de Estados Unidos, el tiempo que pasa entre que un preso recibe su condena de muerte hasta que finalmente se ejecuta ha aumentado exponencialmente desde que se reinstauró la pena capital.

Según los datos, en 1977 esta media era de 136 meses, 11,3 años. En 2012, último año del que se han registrado las estadísticas, este tiempo era un tercio superior. De este mismo informe se extrae que el número de ejecuciones, por el contrario, se ha ido reduciendo con los años.

Durante los últimos 12 años ha tenido una tendencia descendente, salvo en casos puntuales con ascensos leves (como ocurrió en 2002, que hubo cinco ejecuciones más que el año anterior, o en 2009, cuando tuvo lugar la más grave, que aumentó en 15 ejecuciones), y 2012 se ha coronado como tercer año consecutivo en descenso.

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

Bergdahl fue expulsado de la Guardia Costera antes de entrar en el Ejército

12 de junio de 2014 | TEINTERESAES | Secuestro y liberación del soldado Bergdahl

Flexiones y abdominales a contrarreloj, velocidad tanto corriendo como nadando, capacidad de saltar grandes alturas… Las pruebas físicas son una parte del entrenamiento que reciben los que deciden alistarse a la Guardia Costera estadounidense, una de las ramas de las Fuerzas Armadas del país. También los futuros guardacostas deben sentarse en un aula para acudir a un intenso programa académico sobe entrenamiento básico: cómo utilizar armas pequeñas, nociones de marinería, lucha contra incendios o control de daños.

Pero para entrar a formar parte del equipo de las fuerzas marinas de la costa estadounidense, como en todos los servicios militares, hacen falta cumplir unos requisitos. Y el soldado Bowe Bergdahl parece que no los cumplía. O al menos, parece que una vez dentro, no valía para ello.

Bergdahl se alistó en la Guardia Costera en 2006, dos años antes de convertirse en soldado del Ejército. Pero de guardacostas no pasó a soldado, sino que se saltó una fase: fue expulsado de la base de entrenamiento de la pequeña fuerza marina.

Una de sus amigas más cercanas, Kim Harrison, ha sido la que ha desvelado que Bergdahl fue expulsado de la Guardia Costera: sólo duró 26 días. Kim no ha querido decir su apellido real, ya que teme recibir amenazas en Ketchum, la localidad donde vive y donde se crió junto a Bergdahl.

Ella fue la que llamó al diario ‘The Washington Post’ para entregar una serie de documentos que podrían ayudar a dibujar un perfil de su amigo, diferente del que se han empeñado en impulsar sus antiguos compañeros de batallón y del que muchos medios se han hecho eco. Y ella también ha sido la que ha explicado que fue expulsado de la Guardia Costera por sus problemas psicológicos.

Desde el periódico han contactado con las fuerzas marinas y en sus registros aparece el nombre del soldado. Efectivamente, Bergdahl tuvo que abandonar el servicio en 2006, después de haber recibido una “expulsión sin categorizar” tras 26 días de entrenamiento base. Este término, el de “expulsión sin categorizar” se utiliza para los alistados que no consiguen completar sus 180 días de servicio, aunque no se dan razones específicas ni información detallada sobre ella.

“ES el ejemplo perfecto de persona que no debe ir a la guerra”

Un día de 2006, Bergdahl anunció a su familia y a sus amigos que se iba a unir a las fuerzas de la Guardia Costera. Todos los que lo conocían consideraron imprudente su decisión, dada su personalidad. Kim intentó hablar con él, pero finalmente cedió y fue ella misma la que lo llevó hasta la oficina de Idaho Falls para realizar su examen de ingreso.

Poco después de abandonar su pueblo, Bowe envió a su amiga varias cartas, escritas en hojas de cuaderno con una letra muy pequeña en la que despotricaba contra el rigor de la vida militar. Kim se alarmó, pero poco después lo tenía de vuelta en casa. El soldado Bergdahl explicó a sus amigos que su expulsión se debía a razones psicológicas.

Me dijo que lo había fingido”, asegura Kim, haciendo referencia a esa expulsión. Ella intentó explicarle que no lo había fingido, sino que había dejado de estar capacitado para ello. “La realidad es que no estaba bien. Yo veía en sus cartas la manera en que iba cambiando, su ira”, añade.

Para su amiga Kim no fue una sorpresa. Tampoco para el resto de amigos con los que creció en la pequeña localidad de Idaho, que aseguran que Bergdahl no cumplía las condiciones para trabajar en el servicio militar.

Kim, de hecho, asegura que su amigo “era el ejemplo perfecto de persona que no debe ir” a la guerra. “La única persona peor que él (para ir al servicio militar) sería alguien con un cociente intelectual bajo. Desde mi punto de vista, no les importó”.

Otros de sus amigos recuerdan también sus conversaciones con Bowe cuando fue expulsado de la Guardia Costera. “Le pregunté qué había ocurrido. Me dijo que había empezado a fingir un trastorno psicológico, diciendo cosas extrañas, para salir de allí (…) Me dijo que eligió hacerlo. Yo sabía que él creía que lo tenía bajo control, pero yo no. Sinceramente, lo dudé”, asegura.

TERRORISMO | Leer artículo original aquí…

Bergdahl sigue siendo un héroe en Idaho, donde sus vecinos esperan su llegada

4 de junio de 2014 | TEINTERESAES| Secuestro y liberación del soldado Berdhal

Eufóricos. Así se encuentran los vecinos de Hailey, una localidad ubicada en el estado de Idaho y lugar que vio nacer y crecer a Bowe Bergdahl, recién liberado tras cinco años de cautiverio entre los talibanes.

Kayla Harrison tiene 25 años y conoce a Bergdahl desde los 14. Desde entonces, lo ha considerado su hermano y todavía “flipa” cuando escucha hablar sobre su liberación. En declaraciones al diario ‘The Ketchum Keystone’, Kayla, que ahora vive en California, recuerda con cariño a Bergdahl.

El soldado estadounidense solía bailar con ella en la escuela de ballet y jugaba con su hermano a esgrima, deporte que ambos practicaban. Durante varios años, antes de alistarse, incluso llegó a trabajar en la tetería ‘Strega’, que regentaba su madre en Ketchum, la localidad contigua.

“En su historial militar, mi madre aparece como su madrina”, explica Kayla. Desde que se enteró de la liberación de Bergdahl, no ha podido pensar en otra cosa. “Estuve en estado de shock desde el sábado, y ahora estoy preparada para hacer lo que sea con tal de ayudarle a que se recupere”, explica. “Todo lo que necesite: es lo único que se me pasa por la cabeza”.

También Tyner Pesch, de 27 años, espera con ansia la llegada del militar. Pesch compartió pista de esgrima con Bergdahl cuando eran adolescentes y ambos trabajaron juntos en el ‘Strega’. Su antiguo compañero de trabajo asegura que siempre se preocupaba por los demás. “Tiene un alma realmente buena, con muy buenas intenciones”, explica.

A propósito de su liberación, Pesch no sabe qué decir. “Ahora, estoy buscando la mejor manera para ayudarle a asimilar que ha vuelto”.

Otra de sus vecinas, Nini Casser, de sólo 25 años, también tiene buenas palabras para Bergdahl. “Era devastador ver a sus padres. Venían en navidades y hablaban sobre él. Cada año, tenían la esperanza de que hubiera vuelto y finalmente es verdad. Es una muy buena noticia. Nos aseguraremos de esperarle con los brazos abiertos para que sepa que hemos estado aquí apoyándole y pensando en él durante los últimos cinco años”.

Casser también era una de sus compañeras de esgrima, con quien iba a clase en Ketchum. Iban juntos a clase cuando él podía conducir y ella era demasiado joven para hacerlo. “Me trataba como una hermana” y nunca se olvidaba de sus cumpleaños.

“Simplemente, es el tío más dulce de todos, muy considerado”, asegura. “Siempre piensa primero en los demás, siempre está cuidando a la gente. Creo que me dejó ganar (a la esgrima) varias veces”, añade.

bowe

“Enseguida se quedó con los clientes y se hizo amigo de los trabajadores”

Todo el mundo en Hailey parece estar esperando con ansia su llegada, con una gran sonrisa y muchas ganas de que Bergdahl se sienta querido y, sobre todo, sea capaz de recuperarse de tantos años de cautiverio. No sólo esta pequeña localidad de Idaho, sino toda la comunidad internacional se ha alegrado por la vuelta del militar, como explica Casser, quien ha recibido “llamadas de todo el mundo para expresar su felicidad por la buena noticia”.

También Sue Martin, la propietaria de Zaney, una cafetería de Hailey, se ha alegrado de la vuelta del que una vez fue su empleado. Bergdahl trabajó esporádicamente en su bar poco después de haber pasado por el Strega. Martin explica que desde que comenzó, enseguida se hizo con la clientela y consiguió amistades entre los empleados con rapidez.

De hecho, así fue como supimos que había sido capturado antes de que publicaran su nombre, porque contactaba diariamente por correo con mis empleados, y de repente paró”, asegura. Después de haberle conocido, Martin cree que no tendrá ningún problema en recuperarse. “Conociendo a Bowe, tan inteligente, tengo absoluta fe en su habilidad para pasar este trauma”.

TERRORISMO | Leer artículo original aquí…

El ejército de EEUU abre una investigación a Bergdahl por posible desertor

4 de junio de 2014 | LAINFORMACION.COM | Secuestro y liberación del soldado Bergdahl

Las circunstancias que rodearon la liberación del sargento Bowe Bergdahl , “únicas” en palabras del Gobierno de Estados Unidos, son las que permitieron que Barack Obama se saltara una ley federal. Precisamente por eso, el presidente de Estados Unidos se ha mantenido a la defensiva desde que se anunció el proceso de intercambio de presos. El Ejército revisará el caso en un esfuerzo “abarcador” y “coordinado”, que incluirá conversaciones con el sargento, para comprender mejor lo sucedido y las decisiones se tomarás entonces “de acuerdo con las prescripciones, las políticas y las prácticas adecuadas”, según dijo el secretario, John McHugh, en un comunicado.

El Gobierno estadounidense intentó durante años negociar la liberación de Bergdahl, por quien los talibanes habían pedido inicialmente un millón de dólares y la liberación de 21 presos.

Según recoge el diario ‘The New York Timesla Casa Blanca se ha visto obligada a defender su decisión de no comunicar al Congreso la negociación y, después de haberla tomada, ha pedido disculpas a los diputados que no conocieron la situación y se quedaron fuera de la decisión.

La posibilidad de que se realizara el intercambio de prisioneros emergió, realmente, dos semanas antes de que ésta tuviera lugar, por lo que a mediados de mayo, la Casa Blanca ya tenía información suficiente como para hablar de la inminente liberación de Bowe Bergdahl. No obstante, altos cargos cercanos a las conversaciones aseguran que era deseo de la propia Casa Blanca mantener las negociaciones en secreto, por miedo a echar por tierra la negociación.

Tras aterrizar en Polonia durante su viaje oficial de cuatro días por Europa, Obama también ha tenido que seguir a la defensiva tras haber tomado la decisión de liberar a Bergdahl. ¿Se merecía el sargento tantos esfuerzos para devolverle a su hogar? Sí, fue la respuesta de Obama. “Estados Unidos tiene una regla sagrada y es que nunca dejaremos a nustros hombres y mujeres detrás”.

Un estatuto federal obliga a la Casa Blanca a informar 30 días antes

El problema que se ha generado dentro de la propia Casa Blanca viene por un estatuto federal que obliga al secretario de Defensa a informar, con 30 días de antelación, acerca de cualquier transferencia de detenidos de la prisión de Guantánamo. Sin embargo, el secretario de Defensa, Chuck Hagel, informó de ello sólo cuando el intercambio estaba teniendo lugar.

Diputados republicanos han acusado a Obama de haberse saltado esta ley, y con razón. No obstante, el presidente de Estados Unidos apela a esas “circunstancias únicas” en las que se encontraba el caso del sargento, que hicieron impracticable el cumplimiento de esta ley.

También el jefe de personal de la Casa Blanca, Denis McDonough, ha intentado calmar la ira de los diputados que se quedaron fuera de la negociación y que critican la violación de la ley de presidente, después de asegurar que “no contaban con 30 días” para informar sobre las negociaciones con los talibanes.

En defensa del presidente también se ha expresado la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, Caitlin Hayden, que eximió de la obligatoriedad de avisar con un mes de antelación en caso de que se den “circunstancias únicas”, esas a las que Obama ha apelado  desde que Bergdahl fue liberado.

“Teniendo en cuenta las informaciones, creíbles, sobre el riesgo de daños graves que podría sufrir el sargento Bergdahl, y los rápidos acontecimientos que se desarrollaron en torno a su recuperación, era lícito para el Gobierno proceder a esa transferencia a pesar del requisito de notificar con un mes de antelación”, aseguraba Hayden, haciendo alusión a la Ley de Autorización de Defensa Nacional de 2014.

Realmente, las declaraciones de Hayden son una interpretación de la obligación que se prevé en el estatuto federal.

A los pocos meses de haber sido capturado el sargento Bergdahl, Obama y su equipo de Gobierno ya comenzaron a considerar cuál sería el plan de rescate. Las circunstancias que rodearon el secuestro obligaron al Ejecutivo a plantearse la posibilidad de compartir más inteligencia con el Gobierno paquistaní, a pesar de las preocupaciones sobre su lealtad. En caso de no ser así, la segunda opción era la de desplegar soldados estadounidenses para intentar liberar a Bergdahl. Ninguna de las dos propuestas fue aprobada por el equipo de Gobierno de Obama.

David Sedney, quien hasta el año pasado fue uno de los principales supervisores de las políticas del Pentágono en Afganistán y Pakistán, cree que “había vías de negociación que se podían haber explorado”. “Concretamente, había que presionar más a Pakistán para ofrecer más inteligencia. No sé si actualmente están ayudando, a pesar de las continuas peticiones. Pero habría habido más probabilidades de rescatarlo”, añade.

Su estado de salud fue lo que hizo que se acelerara la negociación

detrás de la decisión de Obama hay dos vídeosque no han sido publicados, pero a los que sí ha tenido acceso la Casa Blanca, como indica el diario ‘The Wall Street Journal. Los vídeos fueron los queconsiguieron persuadir a los que, dentro del equipo de Obama que estaba negociando la liberación, se negaban a aceptar el intercambio de prisioneros.

Las imágenes de Bergdahl en las grabaciones, que llegaron a la Casa Blanca a través de mediadores de los talibanes en Qatar, fueronanalizadas y comparadas hasta concluir que, entre 2011 y 2013, el deterioro físico del soldado se había acelerado. En el último, de hecho, las autoridades describen el estado físico de Bergdahl como “alarmante”.

Aunque la evaluación de las imágenes no permitió que las autoridades estimaran con precisión el tiempo que podría aguantar Bergdahl en esas condiciones sin recibir un tratamiento adecuado, sí identificaron algunas dolencias que debían recibir tratamiento. Ahora, el soldado está en Alemania, en un hospital militar, donde intenta recuperarse físicamente.

bergdahl2

Los mediadores cataríes enviaron el último vídeo del soldado el pasado mes de enero, aunque se había grabado el mes anterior. La preocupación sobre el deterioro de la salud de Bergdahl fue clave a la hora de convencer a las autoridades que hasta el momento, habían sido críticas con el intercambio, entre los que se encuentra James Clapper, director nacional de Inteligencia.

“Como el resto, Clapper expresó su preocupación en 2012 por la posibilidad de liberar a los cinco detenidos” y enviarlos a Qatar, según indica el portavoz de Inteligencia, Shawn Turner. “Sin embargo, las circunstancias cambiaron dramáticamente”, añade, eso sí, sin dar detalles sobre lo que se puede ver en el vídeo.

Turner ha sido el encargado de explicar que los altos cargos de Inteligencia tenían “pruebas de que la salud de Bergdahl estaba en peligro y de que estaba en una situación en la que necesitaba atención médica desesperadamente”. Por eso, Clapper y el resto de detractores, accedieron a intercambiar a los prisioneros. “Al verle así, supimos que teníamos que hacer algo rápidamente”, asegura otro alto cargo de la Casa Blanca.

Además, muchos de los altos cargos de la Casa Blanca y las agencias de Inteligencia que estaban en el proceso de negociación vieron con satisfacción el compromiso del Gobierno de Qatar de “supervisar de cerca” a los cinco prisioneros que finalmente se liberaron, así como de controlar las restricciones de viaje.

En su pueblo le esperan con los brazos abiertos…

Kayla Harrison tiene 25 años y conoce a Bergdahl desde los 14. Desde entonces, lo ha considerado su hermano y todavía “flipa” cuando escucha hablar sobre su liberación. En declaraciones al diario The Ketchum Keystone’, Kayla, que ahora vive en California, recuerda con cariño a Bergdahl.

El soldado estadounidense solía bailar con ella en la escuela de ballet y jugaba con su hermano a esgrima, deporte que ambos practicaban. Durante varios años, antes de alistarse, incluso llegó a trabajar en la tetería ‘Strega’, que regentaba su madre en Ketchum, la localidad contigua.

bergdahl

“En su historial militar, mi madre aparece como su madrina”, explica Kayla. Desde que se enteró de la liberación de Bergdahl, no ha podido pensar en otra cosa. “Estuve en estado de shock desde el sábado, y ahora estoy preparada para hacer lo que sea con tal de ayudarle a que se recupere”, explica. “Todo lo que necesite: es lo único que se me pasa por la cabeza”.

También Tyner Pesch, de 27 años, espera con ansia la llegada del militar. Pesch compartió pista de esgrima con Bergdahl cuando eran adolescentes y ambos trabajaron juntos en el ‘Strega’. Su antiguo compañero de trabajo asegura que siempre se preocupaba por los demás. “Tiene un alma realmente buena, con muy buenas intenciones”, explica.

A propósito de su liberación, Pesch no sabe qué decir. “Ahora, estoy buscando la mejor manera para ayudarle a asimilar que ha vuelto”.

Otra de sus vecinas, Nini Casser, de sólo 25 años, también tiene buenas palabras para Bergdahl. “Era devastador ver a sus padres. Venían en navidades y hablaban sobre él. Cada año, tenían la esperanza de que hubiera vuelto y finalmente es verdad. Es una muy buena noticia. Nos aseguraremos de esperarle con los brazos abiertos para que sepa que hemos estado aquí apoyándole y pensando en él durante los últimos cinco años”.

Casser también era una de sus compañeras de esgrima, con quien iba a clase en Ketchum. Iban juntos a clase cuando él podía conducir y ella era demasiado joven para hacerlo. “Me trataba como una hermana” y nunca se olvidaba de sus cumpleaños.

“Simplemente, es el tío más dulce de todos, muy considerado”, asegura. “Siempre piensa primero en los demás, siempre está cuidando a la gente. Creo que me dejó ganar (a la esgrima) varias veces”, añade.

…pero en el Ejército le siguen considerando un desertor

“Era 30 de junio de 2009 y yo estaba en la ciudad de Sharana, la capital de la provincia de Paktika, en Afganistán”. Así empiezan las declaraciones de Nathan Bradley Bethea, uno de los compañeros de batallón de Bergdahl. Bradley explica cómo un día soleado escuchó, a través de la radio, cómo uno de sus compañeros decía: “Dígalo otra vez. ¿Hay un soldado americano desaparecido?”.

Así empezó la historia de Bergdahl. El soldado Bradley, miembro del primer btallón del Regimiento de Infantería de Paracaidistas número 501, asegura que cuando desapareció su compañero, recibió órdenes de no informar de nada sobre lo que le había ocurrido a Bergdahl para evitarle cualquier daño. “Ahora está a salvo, y es hora de decir la verdad”.

“Y la verdad es que Bergdahl fue un desertor, y los soldados de su propia unidad murieron intentando dar con él”. Las declaraciones de su compañero de batallón son duras, quien recuerda las palabras de un periodista que escribía que la desaparición de Bergdahl seguía siendo un misterio, ya que no sabían si se alejó de la base o se quedó atrás durante una patrulla. “No había ninguna patrulla esa noche. A Bergdahl le relevaron de la guardia y en lugar de irse a dormir, huyó. Abandonó. (…) Eso es lo que pasó”.

Según Bradley Bethea, su pelotón comenzó a buscar por todos los pueblos, uno detrás de otro. “Las búsquedas enfurecieron a la población civil (…) y recuerdo a soldados que preguntaban por qué gastábamos tanta gasolina buscando a un hombre que había abandonado a su unidad”, asegura. “La guerra ya era absurda y quijotesca, pero la búsqueda de Bergdahl fue más indignante aún”, añade.

Su compañero de batallón le culpa, además, de varias muertes. “El 4 de julio de 2009, una ola de insurgentes atacó un puesto en Zerok (…) donde dos estadounidenses perdieron la vida”. Uno de sus amigos más cercanos estaba en Zerok y asegura que “el ataque no habría tenido lugar si todos los drones y aviones estuvieran en su lugar habitual, y no en busca de Bergdahl”. Además de este ataca, le culpabiliza de otras seis muertes que tuvieron lugar durante tres semanas.

Bradley asegura que no es el primer soldado estadounidense de la historia moderna que abandona a su unidad. “Charles Robert Jenkis huyó de Corea del Norte en 1965 (…). Más tarde admitió que estaba aterrado por si le enviaban a Vietnam, y que se emborrachó y se extravió”. Su historia no fue tan “afable” como la de Bergdahl, ya que Jenkis estuvo 40 años retenido y no fue liberado hasta 2004.

Ahora, Jenkins vive con su esposa japonesa que conoció durante su cautiverio, aunque tuvo que cumplir una sentencia de 30 días de confinamiento y fue expulsado por deshonor. “Su deserción no provocó grandes comentarios, pero no fue recibido como un héroe. Se le recibió con simpatía y humanidad, y se le ha permitido vivir con su mujer, pero tenía que responder a lo que hizo”.

Bradley sostiene que Bergdahl ha sido “afortunado” por haber sobrevivido pero quiere resaltar que no es un héroe y que los soldados a los que dejó detrás no tienen por qué perdonarle. Aunque él sí lo ha hecho, porque “era la única manera de seguir adelante”.

“Todo lo que puedo decir es esto: bienvenido de nuevo”, acaba Bradley. “Me alegro de que haya acabado. Había un sitio para ti en nuestro vuelo de vuelta, pero tuvimos que irnos sin ti. Ahora, probablemente encuentres tu camino a casa”.

TERRORISMO | Leer artículo original aquí…

El último terrorista suicida que atacó un puesto de control sirio era… estadounidense

29 de mayo de 2014 | LAINFORMACION.COM | Terrorismo en Siria e Irak

No es el primer norteamericano que muere en Siria durante la guerra, aunque sí es la primera vez que uno se ve involucrado en un ataque suicida. Aunque todavía no se ha confirmado su identidad, en uno de los ataques que llegó a cabo el rebelde Frente al Nusra este domingo en la provincia de Idlib, en el norte de Siria, participó un ciudadano norteamericano.

Así lo recoge The New York Times tras haberlo confirmado con altos cargos del país que han preferido mantenerse bajo el anonimato. Según la fuente consultada, que se ha negado a identificar al ciudadano o a dar cualquier información sobre él, el estadounidense fue uno de los suicidas del ataque del domingo.

La cadena norteamericana ‘NBC News’ también ha podido confirmarque se trata de un ciudadano norteamericano. Aunque nadie ha podido corroborar nada más hasta el momento, activistas sirios y ‘yihadistas’ han informado a través de las redes sociales de que el estadounidense se hacía llamar Abu Huraira al Amriki, y que fue el que perpetró el ataque de Idlib del domingo pasado.

También en las redes ha circulado una foto que los ‘yihadistas’ indican que es del suicida, en la que sale un hombre con una amplia sonrisa y una incipiente barba rubia con un gato en su pecho.

El Frente al Nusra ha hecho circular un vídeo en el que muestran cómo llevaron a cabo sus terroristas el ataque del domingo. En primer lugar se muestra cómo varios rebeldes cargan lo que parece ser un camión blindado con varios explosivos que echa a andar por una pista, con una bandera del grupo rebelde en la parte trasera del vehículo. Poco después, se puede ver la explosión.

Un activista antigubernamental de Siria, que vive cerca de donde tuvo lugar el ataque, ha confirmado a ‘The New York Times’ que la explosión tuvo lugar y que había visto a un estadounidense antes de que éste ocurriera, pero que no habló con él y no sabía de dónde procedía exactamente. “Sé que era norteamericano, tenía pasaporte de Estados Unidos y estaba en el Frente al Nusra”, añadió.

Un agente estadounidense ha confirmado a CNN que el terrorista tiene, efectivamente, una conexión con Estados Unidos, pero no ha sabido confirmar si se trata de un ciudadano estadounidense o de un residente. La identidad del suicida no se podrá confirmar hasta que se recuperen y se examinen los restos de su cadáver, algo que estiman bastante complicado, dada la potencia de la explosión.

Los rebeldes de Al Nusra sostienen que el vídeo es del domingo y que muestra cómo los combatiente preparan y ultiman un ataque contra un puesto de control del Ejército sirio en Al Arbain, cerca de la ciudad de Ariha en la provincia de Idlib, donde se cree que pasa una importante carretera de suministro a los rebeldes.

Según los propios terroristas, el ataque se llevó a cabo con cuatro vehículos, aunque en el vídeo se muestra sólo uno, el que detonó el estadounidense, que se trataba del más grande: con 17 toneladas de explosivos, incluyendo obuses.

El ataque de Abu Hurayra le ha convertido en un auténtico mártir en la guerra civil siria. Abu Suleiman al Muhajer, un miembro de Al Qaeda en Siria, la organización paraguas del frente de Al Nusra, le dedicaba unas palabras en su cuenta de Twitter: “Abu Hurayra al Amriki llevó a cabo una operación suicida Idlib, en Jaal Al Arbain. Que Alá lo acepte”.

En respuesta al comentariop de Al Muhajer, otro usuario de Twitter escribía: “Gracias, América, por darnos a uno de tus hijos”.

El nombre que utilizaba, Abu Hurayra, dice bastante poco sobre su identidad: Abu Hurayra era un compañero de Mahoma y narrador de ‘hadices’, los dichos que representan los hechos y acciones del profeta.

Las pequeñas milicias, principal amenaza de EEUU

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante el discurso que realizó este miércoles, indicó que en materia terrorista, la mayor amenaza directa a los intereses de Estados Unidos tanto dentro como en el extranjero eran los grupúsculos terroristas descentralizados pero vinculados a Al Qaeda, como recoge el diario ‘The New York Times‘.

El Frente al Nusra, las Brigadas de los Mártires de Siria, el Jaysh al Islam o las brigadas de Farouq, todos ellos son grupos rebeldes que intentan desde hace más de tres años combatir el régimen Al Assad. Aunque Obama se ha comprometido a replegar a sus tropas de Afganistán, donde hasta ahora se han mantenido en pie de guerra permanentemente, Obama ha hecho alusión a esta amenaza, mucho más difusa y menos concreta, que puede amenazar los intereses del país tanto en territorio estadounidense como en todo el mundo. Siria, Nigeria, Somalia, Yemen o Malí son algunos de los países donde se han desarrollado este tipo de grupos.

“Tenemos que desarrollar una estrategia que se dirija a esta difusa amenaza”, asegura Obama, pero debe ser una estrategia que “expanda nuestro alcance sin necesidad de enviar a las fuerzas militares” y que “no despierte resentimientos locales”.  “Necesitamos socios para luchar contra los terroristas junto a nosotros”.

Aunque en el discurso que pronunció en la Universidad de Defensa Nacional hace un año hablaba de una amenaza menor que podría ser tratada con “elegancia” y de forma “proporcional”, Obama ha cambiado el discurso para asegurar que el terrorismo es una amenaza a corto plazo, que puede tener repercusiones en “el futuro cercano” y que es la “amenaza más directa a los intereses de Estados Unidos, tanto en el país como en el extranjero”.

Más de 5.000 milicias independientes en Siria

En los últimos tres años, se han formado más de 5.000 milicias islamistas independientes sólo en Siria. Algunas, como el Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS), están inspiradas en Al Qaeda pero se han desvinculado porque su objetivo es más local e, incluso, más despiadado. El ISIS, por ejemplo, puso en práctica castigos tan medievales como la decapitación o la crucifixión de apóstatas.

Otros han decidido optar por seguir la senda de las bandas criminales, como ‘Los firmantes de sangre’, liderados por Mojtar Bel Mojtar, contrabandista de tabaco y secuestrador profesional, en cuyas manos estuvieron retenidos tres cooperantes catalanes.

A pesar de que Obama se ha comprometido a luchar contra estas milicias, el interrogante se encuentra en cómo se hará. “Si estos grupos realmente están centrados en la agenda local, habrá que valorar si se cumple o no el umbral de acción”, reflexiona Frederic Wehrey, investigador de la fundación Carnegie para la Paz Internacional.

“Si entramos en un país que se centra exclusivamente en la seguridad nacional, esto se convertirá en una profecía autocumplida y los grupos locales se volverán cada vez más antiamericanos”, asegura.

El grupo islamista Ahrar al Sham, el Movimiento Islámico de los Hombres Libres de Siria, uno de los más grandes que se han formado durante la insurgencia contra Al Assad, es un ejemplo perfecto para el desafío al que se enfrenta Occidente: su objetivo principal es derrocar a Al Assad y sustituirlo por un Gobierno islámico, pero no pretenden librar una ‘guerra santa’ global contra Occidente.

Sin embargo y al mismo tiempo, este grupo también colabora de forma cercana con el frente Al Nusra, filial de Al Qaeda, aunque sus objetivos últimos todavía están en pleno debate, ya que los propios combatientes están desarrollando una “ideología” común del grupo.

Más de 70 norteamericanos combaten en Siria

James Clapper, director de la Agencia de Inteligencia estadounidense, situaba en 7.000 los ciudadanos de todo el mundo combatiendo en Siria. Sólo en Estados Unidos, las agencias antiterroristas estiman en 70 el número de ciudadanos que han conseguido viajar y que podrían estar librando la ‘yihad’ con alguno de los cientos de grupos rebeldes que luchan contra el presidente sirio.

No obstante, lo que más teme la Inteligencia es que estos 70 ciudadanos aprendan métodos terroristas que les puedan servir, más que para cometer atentados en territorio sirio, para hacerlo en Estados Unidos una vez regresen. Según explica el subdirector del FBI, Mark F. Giuliano, “el reciente flujo de combatientes en el país supone un serio desafío” ya que “podrían estar entrenándoles para planear y perpetrar ataques por todo el mundo”.

Washington sostiene que son muchos los grupos extremistas sirios, principalmente vinculados a Al Qaeda, que están intentando identificar y reclutar a estadounidenses y a otros occidentales para viajar a Siria y allí,entrenarles en las ‘artes’ del terrorismo.

Esta preocupación, explican desde las agencias de Inteligencia, se basa en toda la información que han ido recopilando sobre registros de pasajeros de vuelos, fuentes en el terreno, comunicaciones electrónicas interceptadas y publicaciones en medios de comunicación y redes sociales.

Por eso, el FBI, la CIA, el Centro Nacional de Antiterrorismo y el Departamento de Seguridad Nacional han creado un equipo especial de analistas para intentar evitar que los ‘yihadistas’ estadounidenses vuelvan al país sin ser detectados. Este proyecto todavía está en su primera etapa, pero su objetivo es hacer frente al último desafío derivado de la guerra civil: que Siria se ha convertido en un imán para los occidentales que quieren unirse a los rebeldes para derrocar al régimen de Al Assad.

Una americana ya murió en Siria, pero no en un ataque suicida

No es la primera vez que un estadounidense pierde la vida en la guerra civil de Siria, aunque sí la primera que ocurre por voluntad propia, como suicida. Nicole Lynn Mansfield, de 33 años era, hasta el momento, la única norteamericana que había muerto en Siria. Los medios locales informaron de que había muerto, junto a otros dos extranjeros, un canadiense y un británico, tras recibir varios disparos de algún grupo de la oposición. Otros medios dicen que los tres se habían alistado en el Frente al Nusra.

Su hija de 18 años, Triana Lynn Mansfield, negó estas afirmaciones y aseguró que su madre no era una terrorista sino que la había matado el Gobierno sirio “por publicidad mediática”. Explicó que no sabía qué hacía su madre en Siria pero “que sólo era una mujer estadounidense a la que habían guiado unas personas que sólo querían utilizarla por eso, por ser estadounidense”. Sin embargo, la mayor parte de los norteamericanos que han viajado a Siria todavía siguen allí.

En 2013, un ciudadano de Phoenix que había sido soldado del Ejército, Eric G. Harroun, fue condenado, después de volver de Siria, por un tribunal de Virginia por haber participado en el Frente al Nusra. En septiembre, se declaró culpable de un cargo de conspiración para transferir artículos y servicios de Defensa, pero fue puesto en libertad. Poco después, su familia informó de que había muerto, aparentemente, de una sobredosis.

Varios ciudadanos que querían viajar a Siria fueron detenidos antes de llegar al país de destino. Entre ellos, Basit Javed Sheikh, un joven de 29 años que vivía en Carolina del Norte y que estaba intentando tomar una serie de vuelos para unirse al frente.

TERRORISMO | Leer artículo original aquí…

Tennessee impone la silla eléctrica como segundo método de ejecución obligatorio

23 de mayo de 2014 | TEINTERESAES | Pena de muerte

El gobernador del estado de Tennessee, Bill Haslam, ha firmado este jueves una nueva ley por la que se permite la electrocución como segunda opción para las ejecuciones de los presos en el corredor de la muerte siempre que el Gobierno estatal no sea capaz de obtener los fármacos para elaborar la inyección letal.

Tras la firma del gobernador, Tennessee se convierte en el primer estado en convertir la electrocución en método obligatorio como segunda opción, como recoge la CNN. La silla eléctrica no es el método más extendido en Estados Unidos, pero ocho estados, entre ellos el de Tennessee, lo permitían como alternativa a petición expresa del condenado.

La última ejecución en la silla que vivió este estado, en el sur de Estados Unidos, fue hace sólo siete años, cuando Daryl Holton prefirió este método. Fue la primera ejecución por electrocución en el estado en 47 años.

El presidente del Centro de Información de Pena de Muerte, Richard Dieter, se ha sorprendido con esta “inusual” decisión. “Ningún estado hace lo que Tennesse. Esto es forzar al preso a recurrir a la electrocución”, asegura Dieter, que cree que “el condenado debería poder desafiarlo inmediatamente y recurrir a la Octava Enmienda”.

Según la Octava Enmienda de la Constitución de Estados Unidos, que prohíbe al Gobierno federal imponer “fianzas excesivas o castigos inusuales y crueles”. Exactamente así es como Dieter define la imposición de la silla eléctrica como segundo método obligatorio de ejecución. “La silla eléctrica es, claramente, una alternativa brutal”.

Es muy fácil no obtener fármacos para la inyección

La polémica sobre la inyección letal ha estado presente durante los últimos años. Hasta 2010, la mayor parte de los estados han utilizado para elaborar la inyección letal una mezcla de tres fármacos: un anestésico, un agente paralizante y cloruro de potasio, que es el componente que finalmente provoca que se detenga el corazón y cause la muerte.

La falta de componentes para realizar las inyecciones es el principal problema al que se enfrentan en las prisiones estadounidenses a la hora de preparar las ejecuciones. La principal empresa estadounidense que fabricaba el anestésico, tiopentato de sodio, detuvo su producción hace ahora tres años y poco después, la Comisión Europea prohibió la exportación de componentes que pudieran ser utilizados para aplicar la pena capital, entre ellas el mayor fabricante del pentobarbital, un barbitúrico utilizado habitualmente para realizar eutanasias

Sin embargo, muchos estados han adoptado nuevos métodos, como por ejemplo, optar por un único medicamento. Entre estos se encuentran diferentes dosis letales de sedantes como el pentobarbital; o dosis mortales de anestésicos, como el propofol; aunque también se ha recurrido a combinar dos fármacos diferentes, principalmente con el midazolam, una benzodiacepina utilizada como ansiolítico.

Durante los últimos años los diferentes estados han estado utilizando combinaciones diferentes para obtener sus inyecciones letales, aunque muchos todavía no las han utilizado. Es complicado acceder a las farmacéuticas a las que compran los componentes e incluso conocer las cantidades de compuestos que llevan las inyecciones letales, ya que son diferentes en cada estado.

Tennessee quiere volver al sufrimiento de una cruel parada cardíaca

Tras ser atado a la silla, al preso se le colocan electrodos de cobre húmedos en la cabeza y en las piernas.

La electrocución produce un visible efecto destructivo, dado que los órganos internos del cuerpo se queman. Habitualmente, el prisionero salta hacia delante intentando liberarse de sus ataduras cuando recibe las primeras descargas. El cuerpo cambia de color, la carne se hincha e incluso a veces llega a arder. El preso puede llegar a defecar, orinar y vomitar sangre.

La muerte se produce por parada cardiaca y respiratoria. Los testigos de estos casos suelen comentar que se desprende del ejecutado un olor a carne quemada. Uno de los casos en los que este método ha despertado una mayor polémica fue el de Pedro Medina, ejecutado en Florida el 25 de marzo de 1997 con una silla eléctrica que estaba averiada, por lo que su cabeza ardió en llamas. Los tribunales de este Estado alegaron que las ejecuciones debían continuar pese a los repetidos fallos en su funcionamiento.

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

Missouri y Utah quieren recuperar el fusilamiento como método principal de ejecución

23 de mayo de 2014 | TEINTERESAES | Pena de muerte

La agónica ejecución, el pasado mes de abril, de un preso de Oklahoma tras haber utilizado una inyección letal que no funcionó como debía levantó de nuevo la polémica y el debate en torno a la pena de muerte en Estados Unidos.

No obstante, ya lo anunciaron los expertos entonces: ni la muerte lenta y dolorosa servirá para modificar las leyes sobre la pena de muerte. Aunque esta afirmación no fue tan acertada, ya que ahora, al menos cuatro estados buscan modificar sus normas sobre ejecución, pero no para reducirlas, precisamente.

Tennessee acaba de imponer la silla eléctrica como método de ejecución alternativa obligatorio. Lo que hasta ahora había sido una alternativa a la que sólo se recurría en caso de que el condenado lo pidiera expresamente, ha pasado a convertirse en una imposición: siempre que el Estado federal no sea capaz de ejecutar vía inyección letal, que es el método que se ejecuta por defecto, se podrá recurrir a la electrocución. Y el preso no tendrá ni voz ni voto.

Así responde Tennessee a un escenario muy habitual: el de la falta de fármacos necesarios para elaborar la inyección. Sin embargo, parece que la decisión del estado del sur ha tenido cierto efecto dominó, y otros tres estados se han sumado a estos esfuerzos por buscar alternativas para seguir ejecutando.

Wyoming y Utah quieren volver a fusilar

En lugar de plantearse la abolición de la pena de muerte, Wyoming, Utah y Missouri buscan reactivar antiguos métodos de ejecución, que ya no se llevaban a cabo.

Wyoming ha sido el último estado en considerar la vuelta al fusilamiento como método de ejecución, según explica ‘The Guardian’. Los diputados del estado de Wyoming ya han comenzado a redactar una nueva ley que tienen previsto introducir en la próxima sesión legislativa, para reintroducir las ejecuciones por fusilamiento.

La decisión de Wyoming de recuperar el fusilamiento es producto de su propia batalla por obtener los fármacos para elaborar la inyección letal. Hasta tal punto se ve Wyoming carente de productos farmacológicos que podría llegar a parecer una venganza por el boicot que le ha impuesto Europa.

Utah también está considerando resucitar la ejecución por fusilamiento, que fue su principal método hasta que fue derogada en 2004. Desde entonces, sirvió como método alternativo, una práctica a la que sólo se recurría en caso de que el propio condenado lo escogiera.

De hecho, Utah es el único estado del país que ha practicado la ejecución por fusilamiento en la edad moderna. Así se ejecutó a Ronnie Lee Gardner en 2010, el último preso que escogió morir por fusilamiento en Utah.

La cámara de gas podría volver a ser obligatoria en Missouri

La atroz ejecución de Clayton Lockett en Oklahoma sigue en la mente de muchos estadounidenses. El secretismo que ha tenido Missouri a la hora de hacer o, más bien, no hacer públicos los fármacos de la inyección letal con la que querían eliminar a Russel Bucklew este miércoles, 21 de mayo, ha paralizado su ejecución. La defensa de Bucklew cree que el hecho de no haber querido hacer públicos los medicamentos de los que estaba compuesta la inyección destinada a acabar con la vida de su cliente puede ser un indicio de que algo esconden.

Si se suma la “receta” de productos desconocidos a la enfermedad congénita que sufre el condenado, se puede llegar a creer que la inyección letal podría provocarle una “ejecución inhumana”.

“El secretismo que rodea a estos fármacos crea grandes riesgos. Estos riesgos aumentan de manera particular con la situación médica de mi cliente, pero también existen para cualquier condenado”, aseguraba la defensa.

Así, ahora se encuentra evaluando la posibilidad de recuperar la cámara de gas como método de ejecución por defecto. Un retroceso, si se tiene en cuenta que la mayor parte de los países que en algún momento ejecutaron sentencias capitales han ido aboliéndolas paulatinamente.

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

 

Los presos de EEUU pasan 15 años de media en el corredor de la muerte

23 de mayo de 2014 | LAINFORMACION.COM | Pena de muerte

El tiempo que se pasan los presos esperando, agónicamente, a que llegue el día en que algún juez ha decidido eliminarles debe de ser insoportable, peor si se tiene en cuenta que puede llegar a los 15,8 años.

Según el último informe estadístico sobre pena capital, publicado este jueves por el Centro de Información sobre Pena de Muerte (CIPM) de Estados Unidos, el tiempo que pasa entre que un preso recibe su condena de muerte hasta que finalmente se ejecuta ha aumentado exponencialmente desde que se reinstauró la pena capital.

Según los datos, en 1977 esta media era de 136 meses, 11,3 años. En 2012, último año del que se han registrado las estadísticas, este tiempo era un tercio superior. De este mismo informe se extrae que el número de ejecuciones, por el contrario, se ha ido reduciendo con los años.

Durante los últimos 12 años ha tenido una tendencia descendente, salvo en casos puntuales con ascensos leves (como ocurrió en 2002, que hubo cinco ejecuciones más que el año anterior, o en 2009, cuando tuvo lugar la más grave, que aumentó en 15 ejecuciones), y 2012 se ha coronado como tercer año consecutivo en descenso.

El 90,7% de los condenados a muerte en EEUU no tienen estudios superiores

El informe del CIPM elabora todo un perfil de los ejecutados y los condenados a muerte en 2012, comparándolo con las estadísticas de todos los años desde 1977, cuando Estados Unidos recuperó la atroz ley que permitía la pena de muerte.

De todos los condenados y ejecutados, sólo un 0,9% eran menores de 19 años y el 4,6%, mayores de 65 años. Más de la mitad de los que reciben una condena a muerte tienen entre 40 y 54 años, concretamente, un 50,2%.

El nivel de estudios de los que acaban siendo ejecutados también es significativo: el 90,7% de los condenados no tienen estudios superiores. De todos ellos, el 13,3%  tienen sólo estudios hasta octavo curso, aunque el 42,5% sí han obtenido el diploma que acredita la secundaria.

Por otro lado, el 67,1% de los condenados a muerte son reincidentes, aunque con cargos por delitos menores; sólo el 8,6% habían sido condenados previamente por asesinato

Los presos en EEUU están 15 años de media en el corredor de la muerte

23 de mayo de 2014 | TEINTERESA.ES | Pena de muerte

El tiempo que se pasan los presos esperando, agónicamente, a que llegue el día en que algún juez ha decidido eliminarles debe de ser insoportable, peor si se tiene en cuenta que puede llegar a los 15,8 años.

Según el último informe estadístico sobre pena capital, publicado este jueves por el Centro de Información sobre Pena de Muerte (CIPM) de Estados Unidos, el tiempo que pasa entre que un preso recibe su condena de muerte hasta que finalmente se ejecuta ha aumentado exponencialmente desde que se reinstauró la pena capital.

Según los datos, en 1977 esta media era de 136 meses, 11,3 años. En 2012, último año del que se han registrado las estadísticas, este tiempo era un tercio superior. De este mismo informe se extrae que el número de ejecuciones, por el contrario, se ha ido reduciendo con los años.

Durante los últimos 12 años ha tenido una tendencia descendente, salvo en casos puntuales con ascensos leves (como ocurrió en 2002, que hubo cinco ejecuciones más que el año anterior, o en 2009, cuando tuvo lugar la más grave, que aumentó en 15 ejecuciones), y 2012 se ha coronado como tercer año consecutivo en descenso.

El 90,7% de los condenados a muerte en EEUU no tienen estudios superiores

El informe del CIPM elabora todo un perfil de los ejecutados y los condenados a muerte en 2012, comparándolo con las estadísticas de todos los años desde 1977, cuando Estados Unidos recuperó la atroz ley que permitía la pena de muerte.

De todos los condenados y ejecutados, sólo un 0,9% eran menores de 19 años y el 4,6%, mayores de 65 años. Más de la mitad de los que reciben una condena a muerte tienen entre 40 y 54 años, concretamente, un 50,2%.

El nivel de estudios de los que acaban siendo ejecutados también es significativo: el 90,7% de los condenados no tienen estudios superiores. De todos ellos, el 13,3%  tienen sólo estudios hasta octavo curso, aunque el 42,5% sí han obtenido el diploma que acredita la secundaria.

Por otro lado, el 67,1% de los condenados a muerte son reincidentes, aunque con cargos por delitos menores; sólo el 8,6% habían sido condenados previamente por asesinato.

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

32 estados de los 50 de Estados Unidos aún permiten la pena de muerte

1 de mayo de 2014 | TEINTERESA.ES | Pena de muerte

Tipo-ejecuciones_TINIMA20140501_0569_5

Alabama

La pena capital se puede ejecutar por inyección letal o, en caso de solicitarlo, vía electrocución. Lynda Lyon Block, de 54 años, fue la última ejecutada en silla eléctrica, el 10 de mayo de 2002. Se convirtió en la primera mujer ejecutada en todo el estado desde 1957, y la novena en todo el país desde que se restableciera la pena de muerte en 1976. El último ejecutado por inyección letal fue Andrey Reid Lockey, de 29 años, el 25 de julio de 2013.

Arizona

Tanto la inyección letal como la cámara de gas son métodos legales para ejecutar las sentencias de pena de muerte. En Arizona, el último ejecutado fue Robert Glen Jones Jr., de 43 años. Escogió, el pasado 23 de octubre de 2013, morir a través de inyección letal. No se conoce ningún preso que haya escogido el gas letal como ejecución desde 1992.

Arkansas

En Arkansas los métodos de ejecución permitidos son la inyección letal y la silla eléctrica. En junio de 2012, el Supremo declaró que la ley de ejecuciones era inconstitucional. En las últimas décadas, todas las ejecuciones han sido a través de inyección letal salvo John Edward Siwnder, el 18 de junio en 1990, que fue ejecutado. La última ejecución conocida fue la de Eric Randall Nance, de 45 años, el 28 de noviembre de 2005, condenado por violar y asesinar a una joven de 18 años en una carretera de Hot Springs. Desde entonces se impuso una moratoria y no se ha ejecutado a nadie más, aunque todavía hay 37 personas en el corredor de la muerte.

California

La inyección letal es el método de ejecución por defecto, pero se permite la cámara de gas si el reo lo pide expresamente. La última ejecución fue la de Clarence Ray Allen, el 17 de enero de 2006. La última vez que California recurrió a la cámara de gas para ejecutar a alguien fue en 1993, con el condenado David Edwin Mason, condenado por asesinar a cuatro ancianos en 1980.

Colorado

Sólo la inyección letal está permitida en el estado de Colorado para ejecutar las sentencias a muerte. Aunque desde 2007 está abolida ‘de facto’, sigue siendo legal en todo el estado. La última ejecución tuvo lugar el 13 de octubre de 1997. Garry Lee Davis fue condenado por secuestrar a su vecina, violarla y asesinarla a tiros con un rifle.

Delaware

En Delaware también se permite únicamente ejecutar a través de inyección letal. El último caso fue el de Shannon Johnson, de sólo 28 años, que fue ejecutado el 20 de abril de 2012.

Florida

Florida es otro de los estados cuyo único método de ejecución es la aplicación de la inyección letal. En este momento existe 396 presos que esperan ser ejecutados. Una lista larga teniendo en cuenta que la última ejecución fue la de Robert Eugene Hendrix, el 23 de abril de 2014.

Georgia

También el estado de Georgia aplica únicamente la inyección letal en condenas a muerte, sin posibilidad de escoger un método alternativo. Hasta 2001, la pena capital se ejecutaba a través de la electrocución. Sin embargo, David Loomis Cargill, fue el último reo ejecutado en la silla eléctrica el 10 de junio de 1998. Desde entonces, todas las penas de muerte se han llevado a cabo a través de la inyección letal. La última tuvo lugar el 21 de febrero de 2013 y el condenado era Andrew Allen Cook.

Idaho

Hasta 2009, el fusilamiento era el método habitual para ejecutar a los reos condenados a muerte. Desde entonces, sólo la inyección letal está permitida para las ejecuciones, salvo en casos excepcionales, en los que la inyección letal fuera impracticable. No obstante, el estado de Idaho no sólo no ha realizado ninguna ejecución por fusilamiento desde entonces sino que en los últimos 37 años sólo se ha ejecutado a tres personas, y todas ellas a través de inyección letal. Las dos últimas tuvieron lugar en 2011 y 2012, 17 años después de la anterior, en enero de 2994.

Indiana

Al igual que Idaho, la inyección letal no era el método habitual. Por defecto, el estado de Indiana aplicaba las sentencias de muerte con la silla eléctrica. Sin embargo, desde 1995 este método se sustituyó plenamente por la inyección letal. La última fue la de Matthew Wrinkles, en diciembre de 2009, condenado por asesinar a su mujer, a su cuñado y a la mujer de su cuñado en un brote de abstinencia, ya que el reo era adicto a la metanfetamina.

Kansas

Aunque la pena capital sigue siendo legal en el estado de Kansas, no se ejecuta ninguna desde 1965. James Latham y George York fueron las últimas dos personas ejecutadas en el estado, y aunque sólo fueron condenados por un asesinato, se les atribuían otros seis. Su historia la recogió Truman Capote en la conocida historia ‘A sangre fría’. Aunque el método actual de ejecución en Kansas es la inyección letal, ambos fueron ejecutados en la horca.

Kentucky

Desde que se restauró la pena capital en Estados Unidos en 1976, el estado de Kentucky sólo ha ejecutado a tres personas. En este estado existen dos métodos de ejecución, la inyección letal y la silla eléctrica. La última persona en ser ejecutada por electrocución fue Harold McQueen Jr., el 1 de julio de 1997, siendo además la única persona ejecutada por este método de forma involuntaria. La última ejecución con inyección letal tuvo lugar el 21 de noviembre de 2008.

Luisiana

En el estado de Luisiana sólo se puede aplicar la inyección letal, es el único método posible, aunque antes sí se utilizaba la silla eléctrica. Gerald Bordelon fue la última persona en ser ejecutada en Luisiana, el 7 de enero de 2010. La última vez que se aplicó la electrocución fue el 22 de julio de 1991.

Misisipi

También Misisipi tiene la inyección letal como único método de ejecución. El caso más reciente fue el de Gary Carl Simmons Jr., el 20 de junio de 2012. Anteriormente, Misisipi permitía la ejecución por gas letal. Este fue el método que acabó con la vida de Leo Edwards Jr. En 1989, cuando tuvo lugar el último caso de ejecución en cámara de gas.

Misuri

Aunque la ley permite ejecutar por dos vías, a través de la inyección letal o en la cámara de gas, todos los condenados han sido ejecutados por la primera. Un fallo judicial provocó una moratoria en 2007, por lo que entre este año y 2009 no tuvo lugar ninguna ejecución.  La última persona a la que se le ejecutó su condena fue William L. Rousan el 23 de abril de 2014.

Montana

Montana es otro de los estados que sólo permite una manera de ejecutar: la inyección letal. Desde que se impuso de nuevo la pena de muerte en 1976 sólo se ha ejecutado a tres personas. El último, el 11 de agosto de 2006, fue David Thomas Dawson, condenado por asesinato.

Nebraska

Nebraska permite la ejecución por dos vías: inyección letal y cámara de gas. No fue hasta 2008 cuando el estado decidió que la silla eléctrica era un método cruel e inusual, por lo que desde entonces se adoptó como método por defecto la inyección letal. Sin embargo, desde 1976 sólo tres personas han sido ejecutadas, siendo la última en diciembre de 1997.

Nevada

La primera ejecución registrada en Nevada fue por ahorcamiento. Sin embargo, en la actualidad sólo se permite la ejecución por inyección letal. Daryl Linnie Mack fue el último ejecutado, el 26 de abril de 2006.

New Hampshire

En New Hampshire las condenas a pena de muerte se aplican sólo para los reos que haya sido declarados culpables de un delito capital. Aunque no cuenta con cámara de gas, el estado de New Hampshire mantiene el ahorcamiento como método opcional a la ejecución por inyección letal, que es la que se impone por defecto. A pesar de que todavía es legal, el Supremo declaró la ejecución una ley inconstitucional, por lo que desde 1939 no se ha ejecutado a ninguna persona. Desde entonces, ocho personas han sido acusadas por delitos capitales, pero a ninguna se les ha aplicado la pena capital.

Carolina del Norte

La cámara de gas fue en su momento una opción para las ejecuciones en Carolina del Norte. Sin embargo, en la actualidad sólo se aplica la inyección letal. El último caso de ejecución fue el de Samuel Russel Flippen, el 18 de agosto de 2006.

Ohio

El estado de Ohio tiene actualmente a 139 personas en el corredor de la muerte, a esperas de ser ejecutada. El único método de ejecución en este estado es el de la inyección letal y el último caso es relativamente reciente: el 16 de enero de 2014.

Oklahoma

Oklahoma es el estado donde ha tenido lugar el caso de Clayton Lockett. En esta estado el método por defecto para las ejecuciones es el de la inyección letal, sin embargo, se puede optar por la muerte por electrocución. En caso de que ambas sean declaradas inconstitucionales, el fusilamiento es una tercera opción permitida en Oklahoma. El último caso ha sido el más reciente, precisamente el de Lockett, el 29 de abril de 2014.

Oregón

Sólo la inyección letal está permitida en el estado de Oregón. En 2011, el gobernador anunció una moratoria en la ley, aunque en realidad no se había aplicado la pena capital desde 1997, cuando tuvo lugar el último caso. Sólo dos personas han sido ejecutadas desde que se legalizó de nuevo la pena capital.

Pensilvania

El estado de Pensilvania también es otro de los que sólo aplica la inyección letal en sus penas capitales. Sólo ha habido tres casos hasta el momento, y el último tuvo lugar el 6 de julio de 1999, el de Gary M. Heidnik.

Carolina del Sur

La silla eléctrica es una alternativa en la pena capital en el estado de Carolina del Sur, aunque no se aplica desde 1991, cuando fue ejecutado Donald Henry Gaskins. Desde entonces todas las ejecuciones se han hecho a través de la inyección letal, siendo la última la de Jeffrey Brian Motts el 6 de mayo de 2011.

Dakota del Sur

En 1979 se aprobó el último estatuto sobre pena capital en Dakota del Sur, donde sólo se permiten las ejecuciones por inyección letal. Sin embargo, no se ha ejecutado ninguna desde entonces.

Tennessee

También en Tennessee la silla eléctrica es una opción alternativa al método de la inyección letal, y una de las seis últimas personas condenadas a pena capital decidió escogerla. Fue Daryl Holton, el 12 de septiembre de 2007. Dos años después tenía lugar al última ejecución por inyección letal, la de Cecil Johnson.

Texas

Sólo la inyección letal se permite en el estado de Texas, aunque hasta 1964 se permitía la silla eléctrica. El último ejecutado desde entonces fue un hispánico, José Luis Villegas, hace apenas dos semanas, el 16 de abril de 2014. Sólo en el mes de abril han tenido lugar tres ejecuciones en Texas.

Utah

Desde 1850 al menos 50 personas han sido ejecutadas en Utah. Actualmente, sólo se pueden ejecutar las penas capitales a través de la inyección letal, aunque se permite el fusilamiento si se declarara inconstitucional. El último caso tuvo lugar en 2010, el 18 de junio, cuando fue ejecutado Ronnie Lee Gardner.

Virginia

En Virginia la inyección letal es el método de ejecución por defecto, pero si el reo lo desea se puede aplicar la electrocución. Precisamente el último ejecutado, Robert Charles Gleason Jr., fue ejecutado en la silla eléctrica el 16 de enero de 2013.

Washington

En Washington sigue siendo el ahorcamiento una opción a la inyección letal. En la actualidad al menos nueve personas siguen en el corredor de la muerte esperando a ser ejecutados, y la última ejecución tuvo lugar el 10 de septiembre de 2010. Fue Cal Coburn Brown, que fue ejecutado a través de inyección letal. Salvo este y los dos anteriores, todos los reos han sido ejecutados por ahorcamiento.

Wyoming

Si la inyección letal, método por defecto para las ejecuciones del estado de Wyoming, fuera decretada inconstitucional, los reos podrían ser ejecutados en la cámara de gas, la alternativa en este estado. Sin embargo, desde que se restauró la pena de muerte en Estados Unidos, sólo Mark Hopkinson ha sido ejecutado, en 1992, por asesinato.

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

La silla eléctrica sigue siendo la alternativa a la inyección letal en ocho estados de EEUU

30 de abril de 2014 | TEINTERESAES | Pena de muerte

Este miércoles se ha levantado la polémica de nuevo en torno a la pena de muerte después de que se detuviera la ejecución de un estadounidense, Clayton Lockett, en Oklahoma. Esta fue suspendida después de que el anterior preso al que se le quiso ejecutar sufriera una muerte agónica debido al uso de un nuevo componente de la inyección letal.

Hasta 2010, la mayor parte de los estados han utilizado para elaborar la inyección letal una mezcla de tres fármacos: un anestésico, un agente paralizante y cloruro de potasio, que es el componente que finalmente provoca que se detenga el corazón y cause la muerte.

Sin embargo, muchos estados han adoptado nuevos métodos, como por ejemplo, optar por un único medicamento. Entre estos se encuentran diferentes dosis letales de sedantes como el penobarbital, un barbitúrico que se utiliza en algunos países para realizar eutanasias; o dosis mortales de anestésicos, como el propofol; aunque también se ha recurrido a combinar dos fármacos diferentes, principalmente con el midazolam, una benzodiacepina utilizada como ansiolítico.

Durante los últimos años los diferentes estados han estado utilizando combinaciones diferentes para obtener sus inyecciones letales, aunque muchos todavía no las han utilizado. Es complicado acceder a las farmacéuticas a las que compran los componentes e incluso conocer las cantidades de compuestos que llevan las inyecciones letales, ya que son diferentes en cada estado.

El compuesto que se utilizó en la ejecución de Clayton Lockett seguía el protocolo inicial y estaba compuesto por tres productos: el sedante, el anestésico y el cloruro de potasio. Sin embargo, la mezcla era la primera vez que se utilizaba. Pocos minutos después inyectarle el componente, Lockett empezó a temblar y a agitar los brazos desde la mesa de ejecución. Murió una hora después de un ataque al corazón. Ahora la investigación se centra en conocer qué compuesto o qué cantidad fue la que falló.

¿Cuál es la alternativa a la inyección letal?

El garrote vil, la decapitación, la muerte en la hoguera… muchos tipos de ejecuciones han pasado a la historia, en Estados Unidos y en algunos otros países. Pero como alternativa a la inyección letal, definida por el doctor David Nicholl como la más cruel de las ejecuciones, Estados Unidos sigue contando con la silla eléctrica.

Aunque sólo como alternativa, algunos estados como Alabama, Florida, Carolina del Sur, Tenessee o Virginia siguen teniendo este tipo de ejecución, más costosa y menos práctica, aunque rara vez se escoge esta medida. Una de las últimas ejecuciones en silla eléctrica conocidas tuvo lugar en el estado de Virginia la de Robert Gleason, en enero de 2013, condenado por asesinar a dos compañeros de prisión en 2007 y en 2009.

Tennessee también vivió en 2007 una ejecución en silla eléctrica, cuando Daryl Holton, de 45 años, prefirió este método a la inyección letal. Fue la primera ejecución en la silla en 47 años.

Silla eléctrica obligatoria

El pasado mes de febrero, el Senado del estado de Virginia propuso el uso obligatorio de la silla eléctrica como método de ejecución de la pena de muerte en caso de que no queden dosis de inyecciones letales. Virginia es uno de los países que más ejecuciones por electrocución ha vivido en los últimos años. De hecho, tres de las últimas seis se han hecho siguiendo este método.

La falta de componentes para realizar las inyecciones es el principal problema al que se enfrentan en las prisiones estadounidenses a la hora de preparar las ejecuciones. La principal empresa estadounidense que fabricaba el anestésico detuvo su producción hace ahora tres años y poco después, la Comisión Europea prohibió la exportación de componentes que pudieran ser utilizados para aplicar la pena capital.

En medio de este escenario con problemas de adquisición de productos, algunos estados han decidido buscar fórmulas alternativas. Entre ellas está la opción de los estados de Wyoming, Misuri o Arizona, que también tienen entre sus alternativas el recurso a la cámara de gas. Misuri, por su parte, también ha propuesto el pelotón de fusilamiento como método menos inhumano y más económico. Mientras, la mayoría de los estados mueven cielo y tierra para adquirir los productos necesarios para elaborar sus inyecciones. Quizás haya sido esa una de las razones por las que la inyección de Lockett le provocó una muerte tan lenta y dolorosa.

 

PENA DE MUERTE | Leer artículo original aquí…

El aumento del precio del gas ruso a Ucrania podría provocar una ‘guerra energética’ en toda Europa

8 de abril de 2014 | TEINTERESAESEnergía

El aumento del precio del gas que Rusia suministra a Ucrania ya es una realidad. El pasado 1 de abril, la compañía gasista rusa Gazprom dejaba de aplicar los descuentos que habían imperado en las facturas del país vecino hasta ahora a causa de las deudas acumuladas por Kiev. Desde ahora, cada 1000 metros cúbicos de gas importado, Ucrania deberá desembolsar 485 euros, un 80% más de lo que pagaba hasta ahora.

Con este aumento de la tarifa, una de las más altas de Europa, la economía ucraniana se vuelve cada vez más débil de cara a las elecciones que tendrán lugar el próximo 25 de mayo.

Este sábado, el primer ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, denunciabala actuación de una Rusia que no ha podido aprovecharse de Ucrania “por la fuerza” y que ha tenido que recurrir a una “agresión económica”, atacando a los suministros de gas.

En este sentido se expresaron el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y la Alta Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Catherine Ashton, la semana pasada, cuando acordaron facilitar la obtención de gas natural desde Polonia y Hungría, desarrollando una nueva ruta a través de Eslovaquia.

Y es que Kerry se niega a “permitir que la energía sea utilizada como arma política o instrumento de agresión”. No obstante, el suministro de gas desde el oeste del continente no podrá nunca sustituir en volumen al procedente de Rusia.

Obstáculos a la diversificación de la importación

En este mismo contexto existe otro obstáculo más para Ucrania y es que el tránsito de gas de oeste a este podría contradecir el contrato firmado con la compañía rusa. No obstante, Europa es consciente de esta situación, que intentan denunciar gracias a una investigación antimonopolio contra el gigante ruso, abierta desde hace algún tiempo por el comisario Joaquín Almunia.

gas

Para reducir esa dependencia, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se comprometió el pasado mes de marzo a aumentar las exportaciones no sólo a Ucrania sino a toda Europa de gas pizarra, aunque ha pedido que desarrollen sus propias fuentes de energía, como ya ha hecho EEUU con la fracturación hidráulica, conocida como ‘fracking’, para obtener gas no convencional.

No obstante, los líderes de la UE deben proceder con cautela ya que la diversificación de los suministros de gas podría provocar represalias por parte de Rusia: Moscú podría volver a cerrar el grifo del gas a Europa, como ya hizo en 2006 y en 2009, dejando miles de hogares sin energía, especialmente en los países que más dependen del gas ruso, como Ucrania. Cerca de un tercio del suministro del gas a Europa viene de Gazprom.

[Lea también: Seis países de Europa dependen al 100% del gas de Rusia ]

[Lea también: España podría convertirse en puerta de entrada de gas para toda Europa ]

Leer artículo original aquí…

Estados Unidos se libra del yugo energético de Putin gracias al ‘fracking’

8 de abril de 2014 | TEINTERESAESEnergía

En medio del inestable contexto energético en el que se encuentra Ucrania después de que Gazprom le subiera las tarifas del gas, el presidente estadounidense, Barack Obama, se ha comprometido a aumentar las exportaciones de gas natural licuado (GNL) a Europa. También su secretario de Estado, John Kerry, presentó esta posibilidad durante su reunión, la semana pasada, con la Alta Representante de la Unión Europea para Política Exterior, Catherine Ashton, como alternativa a la dependencia energética de Europa con Rusia.

Y es que la competitividad energética de Estados Unidos ha aumentado considerablemente hasta el punto de llevar al país norteamericano a ser considerado como el que le hará sombra al actual gigante energético, Rusia. Tras la crisis que supuso la anexión de Crimea a Rusia, The New York Times anunciaba una nueva “era de diplomacia estadounidense del petróleo”, una medida que no es nueva si se tiene en cuenta que Hillary Clinton, durante su etapa de secretaria de Estado, creó un departamento dedicado a la extracción de crudo porfracturación hidráulica: el conocido y polémico ‘fracking.

Esta técnica, criticada con contundencia desde los organismos en defensa del Medio Ambiente, es la que Washington ha aplicado para la extracción de petróleo y gas natural y gracias a la cual ha conseguido hacer sombra a Moscú. A esta práctica también se ha recurrido para extraer gas de pizarra o de esquisto, una nueva fuente de energía que ha tenido un impacto significativo en el aumento de competitividad del país, donde se estima que se han invertido cerca de 45.000 millones de dólares sólo en 2013.

Gracias a esta técnica, que ha conseguido multiplicar por diez la producción de gas de esquisto y reducir el precio mayorista de gas natural a la mitad, Rusia podría dejar de ser un competidor energético directo para Estados Unidos, pero indistintamente de que esto ocurra o no, lo cierto es que al menos ha conseguido convertirse en un país energéticamente independiente y ha logrado salvarse de la presión que ejerce el Kremlin en esta materia. Lo que no ha conseguido ha sido desbancar a Rusia en cuanto a cifras de exportación.

Exportar gas de EEUU a Europa

Al hilo del compromiso de Obama con el incremento de la exportación, Bruselas y Washington celebraron la perspectiva de esas nuevas “exportaciones estadounidenses de gas natural licuado en el futuro” y consideraron que “los suministros globales adicionales beneficiarán a Europa y otros socios estratégicos”.

Ante esta petición ha reaccionado el analista especialista en gas y crudo de la compañía Renaissance Capital, Ildar Davletshin, que ha considerado que esta perspectiva no está muy clara dado que “Estados Unidos no cuenta con instalaciones de exportación disponibles”.

[Lea también: España podría convertirse en la puerta de entrada de gas de toda la UE]

“Además, el gas de esquisto ha jugado un importante rol a la hora de impulsar la competitividad de la industria estadounidense sobre la europea, por lo que se puede esperar que se ejerza presión desde la economía nacional para mantener la mayor parte del gas dentro de Estados Unidos”, asegura Davlesthsin. Sin estar muy lejos de la realidad, el Departamento de Energía no ha autorizado más que un puñado de permisos de exportación de gas y petróleo, a pesar de las numerosas peticiones por parte de las compañías energéticas. El motivo es que una posible exportación podría elevar los precios de la energía dentro de Estados Unidos, provocando aumentos en las facturas de los consumidores y de las industrias nacionales.

Sin instalaciones no hay exportación

En este mismo contexto, el portavoz del gigante gasista ruso Gazprom, Sergei Kupriyanov, afirmaba este sábado durante una entrevista en la televisión rusa que el gas norteamericano no podía convertirse en una alternativa al ruso debido, precisamente, a esta falta de instalaciones. Kupriyanov, que rechaza la posibilidad de que EEUU exporte GNL, sostiene que esta propuesta es “populismo político” puro.

hidro

Más allá de cualquier juicio de valor de estas declaraciones, sería de extrañar que Europa, y particularmente Ucrania, comenzaran a importar un gas que tiene que ser transportado en buques especiales y que para su uso, debe ser manipulado en una planta de regasificación. Para recibir este tipo de energía, los países receptores deberían contar con estas instalaciones. Cabe pensar que, si todos contaran con ellas, se fomentaría antes la interconexión entre países dentro del propio bloque europeo, como España y Francia, para favorecer la entrada de gas a Europa desde el propio continente y reducir más los costes del suministro.

A pesar de que las exportaciones de gas estadounidense a Europa pudieran ser positivas a corto plazo en una coyuntura de desabastecimiento energético, como podría ocurrir en caso de que Kiev decida no abonar la deuda acumulada o hacer frente a los nuevos precios, provocando el corte del suministro por parte de Gazprom, la solución a largo plazo para seguir los pasos de Estados Unidos y adquirir independencia energética sería invertir en infraestructuras dentro de territorio europeo para permitir el traspaso de gas desde puntos con grandes entradas de gas, como ocurre con España. En este sentido, Europa no debería desoír la segunda parte de las recomendaciones de Obama: la de desarrollar propias fuentes de energía para depender lo menos posible de terceros países.

Leer artículo original aquí…