El ‘annus horribilis’ de Hollande y la caída de su popularidad se convierten en cómic

4 de julio de 2014 | LAINFORMACION.COM | Internacional

Moi, président. Hasta aquí todo va bien. El presidente de la República gala cae en picado desde el cielo hasta el patio del Elíseo parisino, con un gesto de resignación. Así se refleja la imagen de Hollande en el nuevo cómic que Marie-Eve Malouines, jefa de Política en el portal France Info, ha publicado sobre el annus horribilis del presidente.

El titular escogido recuerda al España va bien de José María Aznar y, en realidad, haberlo escogido tiene un sentido. Malouines decidió titular así a su obra maestra, ya que la frase en cuestión es la cantinela que François Hollande utilizó en campaña contra Nicolas Sarkozy en, al menos, 15 ocasiones. Una campaña que le valió para ganarse el apoyo de los franceses y arrebatarle la jefatura del Estado en 2012.

Aunque por aquel entonces se hizo con más de la mitad de los votos, el mandatario ha ido perdiendo fuelle según avanza su mandato y se ha convertido en el presidente peor valorado desde la creación de la V República, en 1958. Hasta un 18% llegó a caer su índice de aprobación, un mínimo histórico. Eso sí, en el mes de junio Hollande ha conseguido recuperar cinco puntos de popularidad y se ha hecho con la simpatía de algo menos de uno de cada cuatro franceses.

Según el último sondeo de Ifop, difundido por la revista Paris Match, ha conseguido el 23% de aprobación en una encuesta que confirma su progresión. Y “sólo” es el 76% de los franceses el que desaprueba su gestión, frente al 81% del mes anterior. No obstante, aunque haya

“Es verdad que ha tenido un año horrible“, explicó a la agencia Efe Malouines, autora de esta serie de cómics, cuya nueva edición salió en mayo, después de la publicación en 2013 de Moi, président: ma vie quotidienneLa idea de Malouines es sacar una edición nueva cada año durante sus cinco años de mandato.

El álbum arranca con una reunión de Exteriores y Defensa en la sede presidencial en enero de 2013, antes de que Hollande ordenara la intervención militar francesa en Malí con el objetivo de frenar el avance de los islamistas hacia la capital.

comic

Los generales que le rodean acatan sus decisiones, como no podía ser de otra manera, aunque el carácter del jefe del Estado no desata su entusiasmo. En un bocadillo, dos hombres dibujan la que será la personalidad de Hollande durante 64 páginas a color y editadas por Jungle: “Es amable, pero el traje le viene muy grande“, murmuran.

“Es menos indeciso de lo que parece”, apunta Malouines, que tras escribir varios libros y biografías sobre personalidades de la política francesa, como Ségolène Royal, Sarkozy o el propio Hollande, abrazó el proyecto de publicar una serie de cómic sobre el socialista, a quien conoce personalmente y le ha enviado una copia.

Como compañero de viaje ha elegido a Faro, ilustrador casado con una española que hace diez años se trasladó al país vecino y que reside en la madrileña Azuqueca de Henares, desde donde trabaja para publicaciones francesas, especialmente deportivas, como L’Équipe o France Football.

“Me lancé a ello sin saber muy bien a dónde iba. Poco a poco me di cuenta de que Hollande no tenía nada que envidiar a otros como Sarkozy“, a priori más caricaturesco, dice. “Hollande tiene varias facetas. Por una parte es dubitativo, tranquilo, blando… Quería transcribir eso, pero también que es capaz de tomar decisiones (…). No habría llegado donde está si fuera tan blandito. Quería mostrar que tiene carácter“, agrega.

El cómic aborda los temas que han marcado el annus horribilis de Hollande, aconsejado siempre por los fantasmas de dos difuntos socialistas, el presidente Mitterrand y su primer ministro Pierre Bérégovoy, hasta los días previos a la debacle socialista en las municipales del pasado mes de marzo.

Escándalos políticos… y privados

Sus páginas recorren el escándalo del ministro de Hacienda con una cuenta secreta en Suiza, la sonada deportación de Leonarda, una niña gitana sacada de autobús escolar para ser deportada a Kosovo, o su borrascosa relación los socios ecologistas del Gobierno.

Pero, sobre todo, se explaya sobre su relación con la entonces primera dama, Valérie Trierweiler, y su lío de faldas con la actriz Julie Gayet, a quien veía en París camuflado con un casco de moto en el número 20 de la ya célebre calle del Circo, y cuyo romance destapó un reportaje fotográfico.

“Valérie es alguien que sufre, que no se siente bien en una vida de primera dama que quería vivir“, resume Malouines sobre una mujer ilustrada con un temperamento siniestro y obsesionada por su imagen pública, sello de Faro.

“Yo puse el punto de exageración porque el cómic merece un poco de caricatura”, que la retrata entre sospechas de una infidelidad forjada en encuentros furtivos que antes de ser pública ya exasperaba al entonces ministro del Interior y actual jefe del Ejecutivo, Manuel Valls.

Aquel affaire político-sentimental parecía la cumbre del calvario público de Hollande aunque… “en política siempre se puede caer más”, avisa Malouines, a quien le quedan tres volúmenes por escribir.

INTERNACIONAL | Leer artículo original aquí…

Anuncios

Sarkozy está siendo investigado por seis delitos en seis casos diferentes

1 de julio de 2014 | LAINFORMACION.COM | TEINTERESA.ES | Corrupción

La Policía judicial francesa ha llamado a declarar al expresidente Nicolas Sarkozy y la escena política gala se ha visto seriamente agitada. No es la primera vez que el exmandatario se ve involucrado en una polémica de este calibre, aunque sí es la primera que llena los titulares de le prensa por haber sido privado temporalmente de su libertad para declarar acerca de uno de los casos que se investigan en torno a su persona: el supuesto tráfico de influencias en el caso de las escuchas telefónicas entre él y su abogado, vinculadas a su vez con la financiación ilegal de su partido durante la campaña de 2007.

No obstante, existen otros casos detrás de esta última investigación donde Sarkozy se ha visto seriamente salpicado, algo que podría poner en peligro su opción de presentarse a las próximas elecciones de 2017. La investigación de seis de ellos todavía están en marcha, mientras el ‘caso Bettencourt’ ya ha sido sobreseído.

El ‘caso Tapie’

En julio de 2009, una comisión acordó 403 millones de euros al empresario Bernard Tapie para arreglar un antiguo litigio con Crédit Lyonnais por la venta de Adidas. La Justicia investiga la relación con Tapie, su abogado y los miembros de la comisión, así como la implicación del Ejecutivo, que supuestamente movió ficha para favorecer al empresario.

Ese arbitraje por su litigio con el banco Crédit Lyonnais estaba relacionado con la venta a principios de los años 1990 de la firma de ropa deportiva Adidas, propiedad de Tapie, y obligó al estado francés a indemnizar al empresario con más de 400 millones de euros.

Desde finales de mayo de 2013, tres personas fueron sido inculpadas por “estafa en banda organizada” en esta causa. Por su parte Christine Lagarde, que en aquella época era ministra de Economía del gobierno del presidente Nicolas Sarkozy fue declarada “testigo asistido”, un estatuto intermedio entre el de testigo y el de imputado.

El ‘caso Karachi’

El exprimer ministro Edouard Balladur y su ministro de Defensa, François Léotard, están siendo investigados por haber puesto en marcha un circuito de retrocomisiones sobre la venta de armas en Arabia Saudí y Pakistán, habiendo contribuido a la financiación ilícita de la campaña presidencial de Balladur en 1995. Entonces, Nicolas Sarkozy era ministro de presupuesto y portavoz de su campaña. Los jueces recomendaron en febrero de 2014 su presentación como testigo asistido.

Gadafi, detrás de la financiación de la campaña de Sarkozy de 2007

Desde la revelación publicada en la prensa, después de las declaraciones del hijo de Gadafi y del empresario franco-libanés Ziad Takieddine, la Justicia investiga un supuesto plan de financiación de la campaña presidencial de Sarkozy en 2007 por el régimen libio.

Procedente de los archivos de los servicios secretos y sacado a la luz por exaltos cargos del régimen libio actualmente en la clandestinidad, el documento recoge la luz verde que dio el Gobierno de Gadafi para financiar con 50 millones de euros la campaña de Sarkozy, según Mediapart.

El documento data del 10 de diciembre de 2006 y en el mismo el responsable de los servicios secretos libios del momento, Moussa Koussa, autoriza al director del gabinete de Gadafi, Bachir Saleh, a efectuar el pago.

Las escuchas telefónicas

Otro de los casos que arroja su sombra sobre el expresidente de la República son las escuchas de Nicolas Sarkozy y de su abogado, Thierry Herzog, en el marco de la investigación por el supuesto caso de financiación oculta del régimen libio, que muestran las estrechas relaciones entre el expresidente y altos funcionarios de la Justicia y de la Policía. Sarkozy está siendo investigado por tráfico de influencias.

Los sondeos del Elíseo

La presidencia de la República, mientras estaba dirigida por Sarkozy,habría cedido contratos públicos para realizar una serie de estudios y sondeos a diferentes consejeros del Elíseo, sin haber publicitado la licitación. En este momento, Sarkozy era el presidente de la República, y está siendo investigado por favoritismo.

El ‘caso Bygmalion’

En este caso, el expresidente Sarkozy está involucrado en una investigación abierta el pasado mes de marzo por falsedad documental, malversación de fondos y abuso de confianza. La empresa de comunicación Bygmalion, encargada de organizar la campaña presidencial de Sarkozy de 2012, al parecer, habría recibido cantidades millonarias además de numerosos contratos por parte de la UMP.

La empresa Bygmalion fue fundada por Jean-François Copé, líder de la UMP que dimitió el pasado 15 de junio precisamente por este caso. El director de campaña, Jérôme Lavrilleux, reconoció que durante la etapa previa a las elecciones se habían cometido ciertas infracciones para evitar alcanzar el límite del gasto autorizado para los actos de campaña.

El ‘caso Bettencourt’ (sobreseído)

Por intermediación del que era el hombre de confianza de Liliane Bettencourt, principal accionista de L’Oréal y de Eric Woerth, tesorero de la Unión por el Movimiento Popular y ministro de Presupuestos, Sarkozy está siendo investigado por haberse beneficiado supuetamente de la debilidad de la heredera de L’Oréal y de haber recibido sumas ilíticas para su campaña de 2007. Este caso fue sobreseído.

¿Quién es quién en el caso de las escuchas?

Nicolas Sarkozy, expresidente y parte de las escuchas

Desde abril de 2013, la Justicia investiga al expresidente sobre una posible financiación ilegal del régimen libio de su campaña presidencial de 2007. En este contexto es donde se ordenó la puesta en marcha de las grabaciones y posterior escucha de sus dos líneas telefónicas, una línea oficial y una serie de líneas disponibles bajo su nombre ficticio Pablo Bismuto.

Los resúmenes de las escuchas, que fueron transmitidos a Christiane Taubira, la ministra de Justicia, y publicados por ‘Le Monde’, plantean una serie de problemas para el expresidente. Por un lado, el contacto de su abogado, Thierry Herzog, con el magistrado Gilbert Azibert pudo haber favorecido su causa en la decisión del Tribunal Supremo sobre el ‘caso Bettencourt’.

Por otro lado, existe la posibilidad de que pudiera estar al corriente de haber sido objeto de las escuchas. El abogado general Philippe Lagauche sugiere que la filtración llegó del presidente del Colegio de Abogados de París. En las grabaciones se puede escuchar a Sarkozy discutiendo su estrategia electoral, una remodelación de su gabinete y su imagen pública poco antes de las elecciones presidenciales de 2012, que finalmente perdió. No hay nada importante sobre el objeto inicial de las escuchas: el ‘caso Gadafi’.

Pese a que el extracto publicado es más intrigante que incriminatorio, los expertos han indicado que si se hiciesen públicos más fragmentos, ya que se estima que se dispone de horas de grabación, Sarkozy podría ver reducidas sus oportunidades para volver a optar a la carrera presidencial en 2017.

Thierry Herzog, abogado del expresidente y la otra parte de las escuchas

Desde enero de 2006, Thierry Herzog es el abogado del expresidente. Está siendo investigado por tráfico de influencia y violación del secreto de instrucción, en relación a la cuestión de Nicolas Sarkozy en el ‘caso Bettencourt’. Sus conversaciones con el expresidente fueron grabadas y escuchadas, al menos, entre el 28 de enero y el 11 de febrero.

Según la carta del abogado general Philippe Lagauche, Herzog había barajado con su cliente numerosas intervenciones reales y ficticias de Gilbert Azibert en la decisión que debía tomar el Tribunal Supremo el 11 de marzo en el ‘caso Bettencourt’. Esto se confirmó por las escuchas publicadas.

Estas pruebas podrían presentarse en su contra, a pesar de laprotección de que gozan los abogados en nombre del secreto profesional. Pero el hecho de que el abogado haya utilizado una línea telefónica bajo un hnombre falso sugiere su participación en hechos constitutivos de delito. Éste fue detenido el 30 de junio y llamado a declarar ante la Oficina Central  de Lucha contra la Corrupción e Infracciones Financieras y Fiscales de la Policía Judicial.

Gilbert Azibert, magistrado del Supremo que ayudó a inclinar la balanza en el ‘caso Bettencourt’ en favor del expresidente

Primer abogado general del Tribunal Supremo, es un alto magistrado y secretario general del Ministerio de Justicia desde el verano de 2008. También está siendo investigado desde marzo: los jueces le ven como supuesto aliado que ayudó a Nicolas Sarkozy y a Thierry Herzog de cara a la audiencia del 11 de marzo en la que se debían demostrar o no la validez de los diarios del expresidente en el ‘caso Bettencourt’.

Azibert no estaba directamente implicado en este caso, pero una carta de la procuradora nacional financiera, Eliane Houlette, detalla los cargos que fueron presentados contra él. Azibert había comunicado a Sarkozy y a su abogado documentos internos del Tribunal Supremo, en concreto el informe del consejero y del abogado general, antes de la audiencia. Al parecer, también habría encontrado a varios asesores en el Supremo para pronunciarse en este caso.

A cambio de sus favores, Azibert habría hecho parte a Herzog de su deseo de ser nombrado en el Consejo de Estado de Mónaco. Nicolas Sarkozy le seguró que le ayudaría en este empeño, en retribución de la ayuda prestada. También fue detenido el 30 de junio.

Patrick Sassoust, también magistrado del Supremo, pudo participar en el tráfico de influencias

Patrick Sassoust también es abogado general del Tribunal Supremo. Es el tercero en haber sido detenido, también el 30 de junio junto al resto de magistrados, lo que sugiere que podría haber participado en el supuesto tráfico de influencias y la violación de la confidencialidad de la declaración. ¿Significa esto que él fue capaz de informar a Nicolas Sarkozy, a través de Gilbert Azibert y Thierry Herzog, la instrucción relativa?

CORRUPCIÓN | Leer artículos originales aquí, aquí y aquí.

Miles de franceses abandonados a su suerte en centros para discapacitados de Bélgica

Tamara Fariñas R. | 25 de abril de 2014 | TEINTERESAESEducación

Falta de cuidados, insalubridad o aislamiento son algunas de las características de los centros belgas que se han convertido en el hogar de cientos, miles de discapacitados franceses y que se han convertido en un negocio lucrativo. El periódico francés ‘Libération’ ha conseguido entrar en uno de estos centros, situado en Valonia, una de las tres regiones de Bélgica en la frontera con Francia.

¿Por qué estos centros para discapacitados psíquicos franceses están en Bélgica? Francia ha externalizado la gestión de los cuidados de muchos ciudadanos con discapacidades, principalmente, psíquicas. La razón para hacer esto en lugar de construir establecimientos en suelo francés es puramente económica: enviar a los discapacitados a Bélgica es más barato que construir nuevos centros en Francia, donde los precios de los terrenos y los salarios son más elevados.

Esa es la razón por la que Francia externaliza, desde hace varios años, casi todas las gestiones de ciudades de sus ciudadanos discapacitados y por la que la frontera entre ambos países está llena de este tipo de centros. Muchas familias deciden viajar al país vecino para ingresar a sus seres queridos con algún tipo de discapacidad en uno de estos centros. Durante mucho tiempo, a la Seguridad Social o a los consejos generales, encargados de pagar una cuota diaria por cada uno de estos expatriados, las facturas eran relativamente bajas. Ahora, esto no está tan claro.

Las eternas esperas para obtener una hipotética plaza en un centro en Francia o atraídos por unos métodos educativos que no existen en su país hacen que muchas familias decidan, por voluntad propia, subir a la frontera. Muchos otros, sin embargo, se ven obligados porque en Francia, los casos un poco complicados o complejos, se le cierran las puertas. “A lo largo de la frontera tienes un montón de centros, puedes elegir. ¿Quieres alguna dirección?”, propone una asistenta social de 77 años con un hijo con síndrome de Down que no ha podido obtener plaza en Francia. No obstante, ¿qué es lo que se esperan desde el lado belga de la frontera?

El periódico ‘Libération’ lo ha podido comprobar de primera mano:trabajadores sin formación, racionalización de comida, sobremedicación… Este tipo de centros, que acogen exclusivamente a ciudadanos franceses, están bajo inspección de la Agencia Valona para la Integración de Personas con Discapacidad, con competencias limitadas. Aunque algunos centros ofrecen una muy buena gestión de los cuidados, en ocasiones incluso mejor que en Francia, muchas otras están muy lejos de esto.

El Gobierno estima que cerca de 8.000 franceses están ingresados en estos centros. De todos ellos, 1.500 son menores de edad. En este contexto, han florecido cientos de inversores privados que han hecho de la gestión de cuidados de personas con discapacidades unimportante negocio lucrativo y que no siempre acompañan de la dosis necesaria de moral.

Abandonados en un bonito edificio

Los trabajadores de ‘Libération’ han podido entrar en ‘Boutons d’or’, uno de los centros valones destinados a franceses. “Un largo, estrecho y oscuro pasillo. Al final, una puerta cerrada con llave. Detrás, seis personas, con seria discapacidad. Se mueven con dificultad, intentan hablar, pero sus palabras no son comprensibles”, explican desde el diario. “Hay cuatro hombres y dos mujeres, entre 20 y 60 años, ambos con deficiencias mentales y físicas. Después de unos minutos, comprendemos que están solos, abandonados a su suerte en un inmenso vestíbulo en el que resuena todo. No hay ningún educador que los supervise. Un joven está al lado, de cuclillas, con la cabeza entre las manos. No se mueve y tiene la boca llena de pasta de dientes”, explican.

El centro de ‘Boutons d’or’ está situado en un bonito edificio de ladrillo rojo, que antes había sido un convento. El folleto de este establecimiento en internet dice que se trata de un “lugar verde, tranquilo y en calma en el corazón del pueblo de Celles”.

Leer artículo original aquí…